हारे कृष्ण हारे कृष्ण कृष्ण कृष्ण हारे हारे हारे राम हारे राम राम राम हारे हारे
POR FAVOR cite siempre las fuentes y enlace la dirección completa en caso de copiar los contenidos.
¿No comprende algún término utilizado en los artículos? Visite y consulte www.glosariosanscrito.blogspot.com

Loading

17 feb. 2014

Las glorias de Param Gurudeva (Por Sripad Premananda Prabhuji)

28 de Febrero de 2013


Hoy es el Día de la Aparición de Param Gurudeva

Tuve la suerte de escuchar algunos pasatiempos sobre Param Gurudeva de su discipulo Śrīla Gurudeva, Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja.

Param Gurudeva siempre cuidaba las propiedades de Srila Prabhupada Sarasvati Thakura, gestionando los trescientos acres de tierra en Mayapura. Cuando Prabhupada Sarasvati Thakura comenzó a predicar por toda la India, Vinoda Bihari Prabhu [nombre de brahmacārī de Sri Srimad Bhakti Prajñana Kesava Gosvami Maharaja] dirigió todos los templos y se responsabilizó de los brahmacārīs. Era un gran trabajador, de naturaleza fuerte. Todo el mundo era feliz en su presencia.

Prabhupāda solía ofrecer pranamas con sus manos juntas a todos los discípulos que se presentaran ante él, incluso antes de que ellos mismos le ofrecieran pranamas. Prabhupāda no pensaba: "Él es mi discípulo." Él ofrecía sus respetos a cualquier persona que adorara a Dios, sin pensar: "Él es menor que yo, no le voy a ofrecer reverencias." Prabhupāda ofrecía reverencias diciendo: "Daso ‘smi, soy tu sirviente." Él no decía: "Guru asmi, soy tu Guru."

Por esa razón, Param Gurudeva nunca ofrecía reverencias cerca de Prabhupāda. Le solía ofrecer reverencias desde la distancia. Prabhupāda trataba cariñosamente a Param Gurudeva de necio, en bengalí tu (tuteo), como a un amigo íntimo; pero trataba de usted a todos los demás, "ap" (usted).

Una vez, después de terminar su servicio por la tarde, Param Gurudeva estaba sentado en una silla debajo de un árbol deyaca, los pies sobre una mesa. Estaba descansando sus pies, sumido en sus pensamientos, la vista al cielo. No le habían prevenido de la llegada de un erudito, muy cualificado en sanscrito, y que había venido a por un darśana en Māyāpura tras oír que grandes vaiṣṇavas estaban en Māyāpura. Este erudito miró a su alrededor y preguntó: “¿Quién es el responsable aquí?”

¿Quién es el responsable aquí?

Habían muchos vaiṣṇavas, muchos brahmacārīs y sannyāsīs. Observó que todos los sādhus, uno tras otro, iban hacia una misma dirección después del Gaura-arati, asi que él tambien los siguió. Vio a una persona sentada bajo el árbol de yaca (jackfruit) que llevaba un lujoso dhoti blanco y una kurta. Tenia la mirada levantada al cielo y sus pies descansaban sobre una mesa. Mientras, incluso importantes sannyāsīs, venían y le ofrecían sāṣṭāṅga daṇḍavat. Como parecía engreído y carente de humildad, el erudito pensó: “Aquí veo a un brahmacārī vestido de blanco a quien todos los sannyāsīs ofrecen sāṣṭāṅgadaṇḍavat”. Luego, todos vuelven a sus actividades sin ningún tipo de reacción por parte de ese hombre de la silla descansando. ¿Qué significa todo esto?" El erudito se sorprendió y pensó: "¿Quién es esta persona?" Después de esto, el erudito siguió a todos los demás hasta el bhajana-kutira de Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura, donde todos le ofrecieron reverencias y preguntó a un brahmacārī:

— ¿Quién es este āchārya que está aquí?
— Śrīla Sarasvatī Ṭhākura.
— Quiero hacerle unas preguntas, dijo al acercarse. Primero, tengo algunas dudas en relacion a la etiqueta vaiṣṇava.
— ¿Sí? dijo Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura.
— Veo a muchos vaiṣṇavas cualificados aquí, incluso grandes sannyāsīs, que están ofreciendo reverencias a una persona vestida de ropa blanca, sentada en una silla con las piernas sobre la mesa y la cabeza en las nubes. He visto que cuando alguien viene, usted primero ofrece reverencias con las manos juntas. Pero, esa persona no solo no devuelve ningún dandavat, sino que, delante de todos, se toca los pies. ¿Qué está ocurriendo?
— No hay nadie con esa descripción en Māyāpura, le dijo Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura.
— Yo no miento, pregunte a los demás.
— ¿Cómo se llama esta persona? preguntó Prabhupāda.
— Vinoda-bihari.
— Llámenlo.
— Prabhupāda, dijo Vinoda-bihari, ¿en qué puedo serle útil?
— La ceremonia del Gaura-arati ya terminó. ¿Lo sabias?
— No.
— ¿Dónde estabas?
— Muy cerca.
— Hay karatalas y mrdanga que están sonando fuerte. ¿No los oyes? "
— No.
— ¿No sabías que muchos vinieron y te ofrecieron daṇḍavat?
— Yo no vi a nadie.
— ¿Dónde estaba tu mente?
— Estaba muy ocupado, Prabhupāda. Usted ha dado muchas clases y las estaba recordando. Pensaba en cómo mejorar mi servicio.

Param Gurudeva estaba presente en el servicio eterno a Prabhupāda en el nitya-dhāma, sirviéndole y asegurándose de que sus mínimos deseos fuesen perfectamente complacidos. Él sabía que si un discípulo complacía a aquellos que no fuesen su Gurudeva, o los eternos Vrajavasis o Mahāprabhu, nunca podría ser feliz.

El sādhaka tiene tres estados de conciencia

El primer estado de conciencia es antar daśā, o conciencia interior; otro es ardha bahya daśā, o conciencia mitad interior y mitad externa; y por ultimo, bahya daśā, o conciencia externa. Los eternos y genuinos devotos no forman parte de este mundo. No piensan en trabajos remunerados ni en hacer negocios. Prabhupāda solo dio servicio genuino y eterno. Él era un maestro divino, por lo que sólo daba los servicios que complacen a la Divina Pareja.

Un verdadero discípulo escucha el hari-katha de su Gurudeva. De estas palabras surge inmediatamente un efecto en su corazón. Cualquier instrucción que oye del hari-katha, el discípulo pensará: “¿Cómo puedo llevar este servicio a cabo correctamente?” Lo convertirá en su servicio. La gente común es descuidada. No presta atencion al hari-katha de Gurudeva, y, si lo hace, de inmediato olvida o rechaza algunas palabras o bien las enfoca a su propio gusto. La mayoría ni siquiera acepta una instrucción por pequeña que sea. Son negligentes ante las palabras de su Gurudeva. Pero los discípulos más íntimos y queridos a la vez aceptarán cualquier cosa que oigan y pondrán todos los medios posibles para seguir la voluntad de su amado maestro. Entonces hladhini-sakti les ayuda, y siempre estarán activos con el fin de lograr el servicio eterno.

Param Gurudeva había oído la clase de la tarde y de inmediato pensó: "¿Qué dijo Prabhupāda y cómo puedo seguir sus instrucciones?

Prabhupāda no vino a engañar a la gente de este mundo

Él no vino a perder el tiempo en actividades como los juegos y la diversion. Param Gurudeva conocía los sueños y deseos de Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura y estaba siempre meditando en cómo poder cumplirlos. Prabhupāda deseaba abrir nueve templos en las nueve islas, donde los devotos se dedicarían a cada uno de los nueve procesos del bhakti. En las nueve islas, Yogapitha es el bosque de Rādhā, o el corazón de Radharani, mientras que en las ocho islas se encuentran los kuñjas de lasasta-sakhīs, o espacios sombreados de plantas trepadoras de las amigas mas cercanas a Ella.

Param Gurudeva pensó:"¿Cómo puedo servir en el mundo espiritual de forma apropiada? ¿Cómo pueden las sakhīs aceptar mi servicio?" El nombre de Param-gurudeva era Vinoda, que significa “divertimiento”. La diversion en el mundo material es ir a hacer picnics, excursiones y viajes. Pero esto no es un servicio a la suprema personalidad de Dios. Una cosa es la diversion a la mente, y otra al alma. ¿Cómo el alma individual va a servir el Alma Suprema? Vinoda pensaba: "¿Quién estará ahí y cómo van a servir mediante la escucha o bhakti-sravanakhya, mediante el canto o bhakti-kirtanakhya, o mediante el recuerdo o bhakti-smaranakhya?".

Un discípulo es prāṇa gata

El discípulo que ofrece cada momento de su vida al servicio de su amado maestro, es el más querido de su Guru. Tal discípulo siempre utilizará su tiempo en cumplir el deseo de su Guru-pāda-padma.

Tres tipos de sevakas

El siervo de primera clase entiende el deseo de su Guru y actúa para complacer sus deseos. El de segunda clase es a quien el guru le pide que haga algo, y hará todo lo posible por cumplir. El de tercera clase tendrá la duda: "¿Es esta idea buena o mala? ¿Cómo puedo hacer yo este servicio? No estoy capacitado. Cualquiera puede hacerlo, excepto yo". No tiene fe en el guru y, por lo tanto, pondrá de lado cualquier instruccion que le dé.

Si alguien desea fuertemente alcanzar el servicio eterno a Dios, entonces el poder de svarūpa-śakti vendrá y el guru-pāda-padma estará siempre con él. ¿Por qué? Esa persona alberga en su corazón e inteligencia las instrucciones del guru-pāda-padma. Su memoria está alerta: "Conozco y asumo mis responsabilidades. Tengo que hacer esto". Éste es un siervo genuino.

Entre los discípulos de Prabhupada, muchos dudaban: "Vinoda no es un vaiṣṇava. A menudo no usa tilaka, no siempre viene a clase ni sigue los programas del templo. ¿Cómo puede ser un vaiṣṇava?"

Mandaron a Prabhupāda una carta quejándose de Vinoda: "Vinoda no es un vaiṣṇava. No sigue las normas ni los reglamentos". Cuando Prabhupāda leyó esta carta, se puso furioso. Alguien del templo de Delhi se había quejado de él. Narottamananda Prabhu estaba a cargo del templo allí y tuvo la oportunidad de leer la respuesta de Prabhupāda, tras lo cual siempre fue respetuoso con Param Gurudeva .

Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura contestó con firmeza: "Alguien que no tiene fe en Vinoda, es que no tiene relación conmigo, ni yo con él. Si alguien realmente tiene relación conmigo, entenderá quienes son mis asociados personales. Si alguien tiene fe en mí, entenderá quien está cerca a mí y que es un vaiṣṇava".

¿Qué es un verdadero guru-sevaka?

Param Gurudeva junto a Jagat Guru Srila Prabhupada Bhaktisiddhanta
Para servir a Prabhupāda, Param Gurudeva no tenía inconveniente en vestirse de paisano, llevar zapatos de ciudad, ir a los tribunales de justicia, hablar con los funcionarios del gobierno y llevar a cabo las gestiones que necesitara su servicio. A veces, en lugar de esperar que se llenara el barco de pasajeros para cruzar el Ganges, cuando lo requería un asunto importante, pagaba al barquero el precio de toda la gente y, él sólo, cruzaba el río Ganges. Muchos devotos se quejaban a Prabhupāda: "Está malgastando el dinero que colectamos. Compra telas de vestir costosas, monta a caballo con el dinero del templo. Incluso paga la tarifa completa del barco para cruzar el Ganges porque él carece de paciencia. No quiere esperar a que lleguen otros pasajeros. La tarifa del barco es de una paisa, pero él paga una rupia.
—¿Creen que Vinoda está malgastando el dinero? dijo Prabhupāda. Él procede de una familia de terrateniente de la corte real y es muy cualificado. Está acostumbrado a manejar dinero. Él no pierde ni un solo momento. El dinero no lo es todo, ni es algo tan importante. Vinoda hace todo eso para el servicio de Mahāprabhu. Cada acción que realiza es para Su servicio. Ustedes son granjeros y no vieron una rupia antes de llegar aqui. Ahora están utilizando el dinero del templo. ¿Son ustedes los yoguis o el yogui es él?"
Todos temían las respuestas de Prabhupada. La gente se quejaba: "Vinoda no colecta nada. Él sólo va a los tribunales, las oficinas, la imprenta, esto y lo otro. No colecta dinero". Prabhupāda había dado a Vinoda un cepillo para que la gente pudiera depositar sus limosnas, con una ranura lo suficientemente grande para que una moneda de una paisa pasara a través, y le dio instrucciones sobre cómo predicar y colectar donaciones para el templo.

La austeridad de Param Gurudeva

Param-gurudeva predicaba y colectaba donaciones en autobuses, tranvías, en las plazas de los pueblos, ciudades y donde fuera. Él desayunaba por las mañanas, luego se dirigía a Krsnanagara, donde tomaba el tren para Calcuta y mendigaba allí todo el día. Calcuta ha sido, desde siempre, una ciudad con temperaturas altas en verano. En Bengala, todas las tiendas cierran despues de la comida del mediodía, hasta la tarde. Los negociantes vuelven a sus casas para comer y descansar, y vuelven a abrir la tienda bien entrada la tarde. Param Gurudeva salía por la mañana, y su cepillo de donaciones aun no estaba lleno a la hora de la comida. Prabhupāda le había ordenado: "Sólo robales una pequeña parte de tiempo a cada uno, así podrás propagar el santo nombre a más personas". Param Gurudeva colectaba por las mañanas monedas y difundía los santos nombres. Por la tarde, cuando las tiendas cerraban, se acostaba bajo unos árboles en el lado de la carretera, a pesar del sol que caía sobre él. No había comido ni tomado agua desde por la mañana. Apoyaba la cabeza sobre el cepillo de madera, cerraba los ojos y comenzaba a orar a su maestro. Entonaba dulcemente las canciones de Narottama dāsa Ṭhākura y Bhaktivinoda Thakura. A veces, Prabhupāda solía desplazarse en coche por la zona, y entonces su conductor le advertía:
“Prabhupada, ¡mira! Vinoda está descansando bajo ese árbol. Prabhupāda lo vio y dijo:
—¡Para el coche! Se dio cuenta de cómo Vinoda yacía rezando con los ojos cerrados y su corazón se deshizo en lágrimas: “Vinoda lo ha sacrificado todo por mí. Él nació en una familia aristocrática, y la ha dejado para mendigar tienda por tienda todo el día bajo el sol."

¿Cómo oraba Param Gurudeva?

Param Gurudeva cantaba muchas oraciones tales como sri rupa mañjarī pada; kabe habe bolo dina amara; koṭhāya go premamayī radhe! radhe!; kabe gaura-vane suradhunī-tate, 'ha radhe hā krsna’bole, y muchas otras que recordaban a los Gosvāmīs que permanecían bajo un árbol diferente cada noche.
Él pensaba: "Ahora estoy solo y será capaz de orar desde el fondo de mi corazón. De otra manera, si estoy con los demás, me olvidaré al comer y al dormir y no seré capaz de desenvolver el estado de ánimo que necesita la oración. Un poco de austeridad es necesaria". Él recordaba Vraja-mandala y de cómo los Gosvāmīs realizaban el bhajana sin depender de un hogar ni edificio, permaneciendo bajo un árbol diferente cada noche y tolerando el calor y el frío del invierno y verano. Se mantenían a sí mismos sin molestar a nadie y siempre servían a Rādhā-Kṛṣṇa con amor puro en sus corazones.

Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura era muy feliz con su bien amado Vinoda. En la noche, cuando Param Gurudeva regresaba, Prabhupāda le preguntaba:
—¿Por qué regresas tan tarde?
—Si hubiera regresado antes, mi colecta hubiera sido insignificante".

Guru-pāda-padma conoce el corazón de cada uno de sus discípulos. Él sabe lo que el discípulo está haciendo a cada momento y el tiempo que dedica al Guru. Algunos discípulos hacen muchas cosas, pero sólo lo hacen para su propia imagen. Esto no es guru-seva. ¿Cómo puede uno esforzarse en hacer todo lo posible para cumplir el deseo de Guru-pāda-padma? Sri Guru es plenamente consciente de quien es un devoto genuino y quien es un tramposo en el fondo.

Cada año, Prabhupāda celebraba el Viśva Vaiṣṇava Raja Sabha. Él comprobaba, al hacerles conversar delante de él, cuán absortos estaban sus discípulos en las Escrituras. Reverenciaban a Mahāprabhu y compartían sus realizaciones sobre Sus glorias.

Una queja contra Param Gurudeva llegó a Prabhupāda

Ese año, una queja llegó a los oídos de Prabhupāda. Cuando alguien sirve a Guru-pāda-padma y a Dios, se vuelve el blanco de muchas quejas. Esta es la naturaleza de este mundo material. No todo el mundo tolera esto.
Prabhupāda y sus discípulos hablaban sobre los Vedas, el Vedanta, las śāstras y así sucesivamente. Las Escrituras son el alimento para el alma de los vaisnavas gaudiyas. Es necesario colectar versos todos los días y guardarlos en el alma. El alma será entonces fuerte y saludable. Pero si no colectan ni leen las Escrituras y no las memorizan, entonces será como si el alma estuviera paralizada, en coma, sin vida.
Ese año, Prabhupāda hizo hablar a Param Gurudeva por primera vez en el salón de actos. La gente pensó: "Él es sólo un administrador". Por lo tanto Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura tuvo que hablar él primero para mostrar cuánto conocimiento Param gurudeva tenia de las Escrituras. Si el administrador no tiene conocimiento, ¿qué va a administrar? ¿Cómo va a unir a la gente, inspirarles en sus corazones, y darles el suficiente anhelo para entender las Escrituras? Muchos que se llamanvaiṣṇavas gaudiyas ni siquiera saben qué libros compusieron Śrīla Rūpa Gosvāmī Prabhu y Raghunatha dasa Gosvami. No conocen las glorias de su sampradāya.

Cada año, Prabhupāda tenía esta forma de probar a sus discípulos. Él dijo:

Vinoda hablará hoy sobre la esencia de los Vedanta sutras

Param Gurudeva ofreció primero sus reverencias a Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura en su forma interna como Śrī Vārṣabhānavī Dayita. Oró:

mukham karoti vācālaṁ paṅguṁ laṅghayate girim
yat kṛpā tam ahaṁ vande paramānanda – mādhavam

Adoro a Mādhava, la encarnación de Paramānanda, cuya misericordia permite que un mudo se vuelva elocuente y un cojo cruce montañas.

Luego, explicó uno tras otro los brahma-sūtras. Había muchos conferenciantes ahí, pero todos se quedaron sorprendidos. Después de que Param Gurudeva terminara de hablar, Prabhupāda trajo los libros de los Vedas y los Vedantas, y se los dio a Vinoda, y dijo: "Sólo él es cualificado para sondear las profundidades de todos estos granthas. Él tiene una relación con elvedānta".
Los así llamados āchāryas le tenían miedo. Solo Param Gurudeva fue capaz de explicar el vedānta por entero, junto con las citas de las Escrituras. Sin conexión ni relación con el guru, ¿cómo pueden las glorias de Dios llegar al corazón? El conocimiento de alguien con quien me relaciono vendrá a mi.
Prabhupāda le dio todos los libros a Vinoda y le dijo: "Sólo tú eres cualificado". Entonces escribió un verso glorificando a Param Gurudeva en ese Viśva Vaiṣṇava Raja Sabhā y le concedió el título de Kṛtiratna. Ratna significa una joya y krtisignifica cualificado. Él es como una joya cualificada y la esencia de todas las Escrituras. La mayoría ni siquiera tiene ese deseo y anhelo. Vinoda fue tad-anurāgi-janānugāmī y kṛṣṇa-bhakti-rasa-bhavita matiḥ. Él fue la joya del rasa y conocía el proceso del Śrīmad-Bhāgavatam para saborear este rasa.

sarva-vedānta-saram hi srīmad-bhāgavatam isyate
tad-rasāmṛta-tṛptasyā nānyatra syad ratiḥ kvacit

Śrīmad-Bhāgavatam, 12.13.15

El Śrīmad-Bhāgavatam es conocido como la esencia de toda la literatura védica y de la filosofía Vedanta. Quien saboree el sentimiento del bhakti rasa trascendental que abarca el Śrīmad -Bhāgavatam nunca se sentirá atraído por ninguna otra literatura.

nigama-kalpa-taror galitam phalaṁ
śuka-mukhād amṛta-drava-saṁyutam
pibata bhagavatam rasam alayam
muhur aho rasika bhuvi bhāvukāḥ

Śrīmad-Bhāgavatam, 1.1.3

¡Hombres expertos y pensadores!, saboread el Śrīmad-Bhāgavatam, el fruto maduro de las Escrituras védicas, las cuales son como el árbol de los deseos. Puesto que ese fruto ha emanado de los labios de Śrī Śukadeva Gosvāmī, se ha vuelto aún más sabroso, si bien todos, incluso los seres liberados, consideran que su nectáreo jugo ya es apetitoso.
  
El discípulo será rasika bhuvi bhāvukāḥ sólo cuando saboree plenamente las palabras llenas de néctar de su Sri Guru, guru-mukhād-amṛta-drava-saṁyutam. Si uno no bebe el rasa bhāgavata del guru, entonces cualquier otra palabra mundana que oiga y beba le hará seguidor de quien la haya pronunciado. Por lo tanto, usted debe escuchar el Bhāgavata del guru, y, a continuación, seguir los pasos del guru. Este rasa trascendental vendrá a usted. En ese momento, estaremos capacitados yrasika bhuvi bhāvukāḥ. No es posible de ninguna otra manera.
Śaṅkarācārya tenía un discípulo que se llamaba Govindapada. Govindapada se ocupaba de lavar la ropa de Śaṅkarācārya y de otros servicios domésticos. Śaṅkarācārya tenía muchos discípulos cualificados. Un día, Śaṅkārācarya fue a dar la clase de la tarde pero esperaba para comenzar. Sus discípulos le dijeron:
"Gurudeva, el tiempo se acaba. Por favor, inicie la clase.
— Govindapada no está aquí.
— Él sólo cocina y lava la ropa. ¿Por qué le está esperando?
Śaṅkarācārya no respondió. Un poco más tarde, Govindadapa llegó a clase donde muchas personas llegadas de lejos se habían reunido. Él vino con humildad, ofreciendo sus reverencias a los demas. Y a medida que se acercaba, cantaba las glorias de su Gurudeva con elocuentes versos sánscritos, asombrando a todos los presentes. Śaṅkarācārya dijo:
— Govindapada, le he estado esperando”.
¿Quién puede entender una clase? ¿Quién está cerca de Guru-pāda-padma? ¿Quién está cerca de los vaiṣṇavas? ¿Quién puede entender esto? La relación es de corazón a corazón. Si un discípulo está conectado al corazón de su Sri Guru, todo el conocimiento espiritual en el corazón de Sri Guru se revelará en el corazón del discípulo afortunado. Puede darse el caso de que discípulos que no tengan relacion con guru-pada-padma, ejecuten bhajana durante millones de vidas y, aun así, no obtener ningun resultado.

bahu janma kare yadi śravaṇa kīrtanatabhu ta na pāya kṛṣṇa pade prema dhana

El respeto y la fe en el Guru-pāda-padma, es el precio para entrar en la verdadera vida espiritual. Nuestros āchāryas están esperando darnos el tesoro que tienen en su corazón; pero si no tenemos ese anhelo, la fe ni el respeto, ¿cómo van ellos a darnos el tesoro?
El día que deseemos aceptar los tesoros de nuestro guru-varga, ese día será muy auspicioso. Hoy es el día de la aparición de nuestro querido Param Gurudeva. Él ha venido a otorgarnos la riqueza trascendental del prema. ¡Todo lo que necesitamos es codicia espiritual!





Presentado en la memoria de Śrīla Gurudeva
Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja
por Sripada Premananda Prabhuji

En el día de Aparicion de Sri Param Gurudeva
Śrī Śrīmad Bhakti Prajñana Kesava Gosvāmī Mahārāja

Lunes 17 de febrero de 2014


Agradecimiento a Hari-Rasa das
Correccion de Jagannatha das
Eidición para radharanikijay: Hari-rasa das
Traduccion de Gopalaji das




ARTÍCULOS

.

Contáctenos!:

Contáctenos!: