हारे कृष्ण हारे कृष्ण कृष्ण कृष्ण हारे हारे हारे राम हारे राम राम राम हारे हारे
POR FAVOR cite siempre las fuentes y enlace la dirección completa en caso de copiar los contenidos.
¿No comprende algún término utilizado en los artículos? Visite y consulte www.glosariosanscrito.blogspot.com

5 feb. 2014

Último capítulo del libro: "Srila Gurudeva El Tesoro Supremo Vol.II": Los finales pasatiempos trascendentales de Sri Srimad bhaktivedanta Narayana Gosvami Maharaja

En este auspicioso día de la aparición de Sri Advaita Acharya , tenemos el más grande honor de presentar a todos el mundo de habla hispana, el último capítulo del Segundo Volumen de la biografía de Srila Gurdueva: "El Tesoro Supremo" de Sripad Bhaktivedanta Madhava Maharaja.





Los finales pasatiempos trascendentales  de
Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa
Gosvāmī Mahārāja[1]

Poco antes del amanecer del miércoles 29 de diciembre de 2010, en el auspicioso Kṛṣṇa-navamī-tithī del Pauṣa (Nārāyaṇa) māsa (el día de la aparición de Oṁ Viṣṇupāda Aṣṭottara-śata Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja) a las 3 a.m., en el Śrī Jayaśrī-Dāmodara Gauḍīya Māṭha, ubicado en Śrī Cakra-tīrtha (el lugar sagrado de la aparición de Śrī Jagannātha-Baladeva-Subhadrā en Kṣetra-maṇḍala Jagannātha Purī), aquel quien es un asociado íntimo de Nitya-līlā Praviṣṭa Aṣṭottara-śata Śrī Śrīmad Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja (el asociado íntimo y querido de Jagad-guru Oṁ Viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura Prabhupāda, el protector de la Śrī Gauḍīya Sampradāya); quien es el mejor entre todos los seguidores exclusivos de Śrīla Rūpa Gosvāmīpāda, quien cumple los deseos íntimos de Kali-yuga-pāvana-avatārī Śrī Kṛṣṇa Caitanya Mahāprabhu, el salvador de los más caídos en esta era de Kali; quien es la joya cimera entre los rasika-vaiṣṇavas de tiempos presentes; quien fuera aclamado como Yugācārya; y quien fuera el ācārya presidente del Śrī Gauḍīya Vedānta Samiti Trust; oṁ viṣṇupāda paramahaṁsa svāmī aṣṭottara-śata Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja entró por su dulce deseo en el naiśa-līlā (pasatiempos nocturnos) de Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī en la propia morada eterna del Señor, sumergiendo así a todos los sevakas que habían tomado refugio a sus pies de loto en un océano de intensa separación de él.


INDICATIVOS DE SU PARTIDA

Regreso de Nepal

Śrīla Gurudeva había deseado intensamente por mucho tiempo visitar el lugar del nacimiento de Śrīmatī Sītā Devī, la eterna consorte de Maryādā-puruṣottama, el Señor Śrī Rāmacandra. Tantas veces había él expresado este deseo de ir a Janakapura, el Reino de Mahārāja Janaka. El nombre del padre de Śrīmatī Sītā Devī era Śiradhvaja Janaka. Janaka era el título de su dinastía y pura significa ciudad. La ciudad en la que Mahārāja Janaka solía vivir era llamada Janakapura.

Uno de los discípulos de Gurudeva, el señor Somnath Prabhu, le dijo a Śrīla Gurudeva: “Oh, Gurudeva, cuando usted me lo ordene, haré los arreglos para su visita a Janakapura. No hay de qué preocuparse”. Cuando Gurudeva tuvo tiempo, el clima no estaba en buenas condiciones, por lo que el Sr. Somnath y Punama Didi le ofrecieron a Gurudeva: “Podemos reservar un helicóptero para usted desde Kathmandu (ciudad capital de Nepal) hasta Janakapura, el cual podrá usar para su regreso también”. Debido a su problema cardíaco, no se le permitía volar dos veces dentro de las 24 hrs., por lo que nunca corrimos el riesgo. Finalmente, sucedió que Śrīla Gurudeva fue a Janakapura como parte de una gira de prédica. En Agosto del 2009, Śrīla Gurudeva fue a Nepal a predicar el mensaje de Śrī Caitanya Mahāprabhu así como también a visitar la ciudad de Janakapura y tener el darśana del lugar del nacimiento de Śrī Sītā Devī.

Tanto en su arribo a Nepal como en su regreso al Keśavajī Gauḍīya Māṭha en Mathurā, Gurudeva se dirigió a sus devotos de la siguiente manera: “Por mucho tiempo, había tenido el deseo de visitar el lugar del nacimiento de Śrī Sītā Devī, la śakti del Señor Rāma. Por Su misericordia, ese deseo se ha vuelto realidad en la etapa final de mi vida. Por lo tanto, creo que con este peregrinaje, he completado todos los darśanas de todos los lugares sagrados del mundo”. Aunque Śrīla Gurudeva es un asociado eterno de Śrī Caitanya Mahāprabhu y de la Divina Pareja, debido a la influencia de los miembros de su familia, tuvo a temprana edad una inclinación hacia Śrī Sītā-Rāma que lo llevó a tomar darśana se Śrī Śrī Sītā-Rāma, Lakṣmaṇa, Bhārata, Śatrughna y Hanumānjī. Cuando Śrīla Gurudeva fue a tocar los pies de loto del Señor Rāma, ellos desaparecieron. El oír el hari-kathā de Śrīla Narottamānanda Prabhu (posteriormente famoso como Śrīla Bhaktikamala Madhusūdana Gosvāmī Mahārāja), incrementó la inclinación de Gurudeva hacia Śrī Caitanya Mahāprabhu y la Divina Pareja porque tal era su forma constitucional —la sirvienta de Śrīmatī Ṭhākurāṇī. Por ejemplo, Veṅkaṭa Bhaṭṭa, Trimalla Bhaṭṭa y Prabhodānanda Sarasvatī eran devotos de Śrī Śrī Lakṣmī-Nārāyaṇa al principio, pero debido a la asociación con Śrī Caitanya Mahāprabhu, ellos cambiaron por completo y vinieron a la línea de Śrī Caitanya Mahāprabhu, ya que en sus formas constitucionales estaban al servicio de Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa y no al de Śrī Śrī Lakṣmī-Nārāyaṇa.

Śrīla Gurudeva expresó su deseo en Nepal frente a muchos devotos, quienes eran parte de su gira de prédica y darśana de Janakapura: “No permaneceré en este mundo por mucho tiempo. El propósito por el que he venido se ha cumplido. No hay necesidad de permanecer por más tiempo en este mundo”. Al oír esta noticia devastadora de los labios de loto de Śrīla Gurudeva, los devotos presentes se sintieron muy tristes. Cualquiera podía darse cuenta de eso al ver las caras de todos.

Queremos agradecer al Sr. Somnath Prabhu y a Punama Didi, quienes pagaron todos los gastos de la visita de Śrīla Gurudeva y su grupo a Janakapura, volviéndose así los recipientes de la misericordia de Śrīla Gurudeva.

Badger

En Junio del 2010, Śrīla Gurudeva presidió el Festival de Verano de Hari-kathā de Badger, en donde dio una serie de clases conmovedoras que describían la angustia que Kṛṣṇa sentía en separación de los Vrajavāsīs después de partir hacia Mathurā y el tormento que estos experimentaban al estar separados de Él. Al final de lo que fuera su última clase, anunció: “Este es mi último viaje a América”. Luego, para el gran pesar de los más de ochocientos devotos allí reunidos, Śrīla Gurudeva dejó el festival un día antes de la fecha planeada para el cierre. Los devotos presentes nunca creyeron que este sería el último viaje de Śrīla Gurudeva a los Estados Unidos porque él ya lo había dicho muchas veces antes: “Esta es mi última gira. Mis predicadores vendrán, pero tal vez yo no vuelva más. Sin embargo, debo venir a Houston para mi chequeo anual. Entonces, tal vez visite algunos pocos lugares”. Por esto, ningún devoto tomó sus palabras seriamente. Todos pensaban que Gurudeva estaba diciendo esto simplemente para incrementar el deseo de los devotos.

Así, de distintas maneras, Śrīla Gurudeva comenzó a revelar algo de lo que su supremamente adorable gurupāda-padma, Śrī Caitanya Mahāprabhu, y Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī le estaban indicando, que él ya había cumplido plenamente el servicio que se le había dado de diseminar las enseñanzas de Śrīman Mahāprabhu (gaura-vāṇī) por todo el mundo y que pronto llegaría la hora de entrar en el nitya-līlā y presentarse ante Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī para servirlos en Su morada eterna.


Ejecutando sus pasatiempos de enfermedad

De acuerdo con el desarrollo de un plan divino, Śrīla Gurudeva ejecutó sus pasatiempos de enfermedad similares a los de los humanos a partir del comienzo del 2010. Como un preludio a una enfermedad más seria que ocurriría más tarde durante ese año, en dos ocasiones durante el Śrī Navadvīpa-dhāma Parikramā, Śrīla Gurudeva no asistió a presidir la asamblea nocturna. Un gran pesar llenó los corazones de los devotos concurrentes, quienes ansiaban escuchar el kathā transcendental de sus labios de loto.

Si bien se lo había visto notablemente débil durante sus giras por América y Europa, después de que regresara a la India, celebró Guru-pūrṇimā. Un día, Śrīla Gurudeva me llamó a mí (Śrīpāda Mādhava Mahārāja) y a Brajanātha Prabhu. “¿Cuál es mi próximo viaje fuera de la India?”, preguntó. Brajanātha Prabhu respondió: “Gurudeva, usted les ha prometido a los devotos rusos que asistiría al festival en Rusia vía Dubai para así dar su misericordia a los devotos de Dubai por primera vez. Ellos ha estado esperando ansiosamente por su darśana por años”. Entonces, Gurudeva dijo: “Está bien, cumpliré mi promesa, pero después de esta gira, no hagan ningún plan para salir de la India. Esta será mi última gira fuera de la India. Mi edad es muy avanzada, y cualquier cosa puede pasar en cualquier momento. Así que, ya no quiero volver a salir de la India”. Ambos respondimos: “Oh, Gurudeva, lo que usted ha ordenado, obedeceremos. No haremos más arreglos para salir de la India”.

Nunca pensamos que Gurudeva nos dejaría tan pronto porque tantas veces antes había tenido advertencias, situaciones de alto riesgo de las que había salido gracias a la misericordia sin causa de Śrī Lakṣmī-Nṛsiṁha-deva y sarvābhīṣṭa-pradātā (quien cumple los deseos de todos) Śrī Girirāja Govardhana. Él todavía tenía en mente viajar a Rusia vía Dubai para participar en los festivales de hari-kathā en ambos lugares. Algunos devotos expresaron su preocupación. Él recién había regresado de una gira mundial y había tenido poco tiempo para descansar. Además, recientemente había dado su darśana a miles de devotos en tres festivales de Guru-pūrṇimā en la India. Por estas razones, los devotos sintieron que él no debería volver a viajar tan pronto. Pero Śrīla Gurudeva no pudo ser disuadido y permaneció fijo en su determinación de cumplir su promesa a los devotos de Rusia, quienes, imposibilitados de venir a la India por problemas económicos, habían estado ansiando su darśana por años.

A su regreso a la India después de la culminación exitosa de ambos festivales, él fue directamente del aeropuerto al hospital.

Janmāṣṭamī: Su última clase en Delhi

A pedido de sus doctores, Śrīla Gurudeva permaneció en Delhi para recuperar su salud. Por lo tanto, por primera vez en cincuenta y seis años, no estuvo ni en Mathurā ni en Vṛndāvana para las celebraciones de Jhūlana-yātrā, su conferencia anual de tres días en conmemoración del día de la desaparición de Śrīla Rūpa Gosvāmī, Śrī Baladeva Pūrṇimā, Śrī Kṛṣṇa Janmāṣṭamī y Śrī Nandotsava. No hay palabras para describir cuánto se lamentó por no haber podido estar allí. Los humores trascendentales que él expresó en su última clase, brindada en Janmāṣṭamī en el Śrī Ramaṇa-Vihārī Gauḍīya Māṭha, en Delhi, han sido publicados juntos con el discurso completo en hindi en la revista Śrī Śrī Bhāgavata Patrikā, año 7, número 7.

Arribo a Mathurā y Govardhana

Śrīla Gurudeva completó su tratamiento médico justo después de Śrī Nandotsava e inmediatamente viajó a Mathurā. Después de dos días, prosiguió hasta Govardhana.

En Mathurā, un devoto le dijo que durante su ausencia, el festival de Janmāṣṭamī pareció desprovisto de vida. Él le pidió que estuviese presente en Mathurā cada Janmāṣṭamī tal como Śrīla Gurudeva acostumbraba hacer. Ante este pedido, Śrīla Gurudeva se volvió muy grave y respondió: “Una nueva era está por comenzar. De ahora en más, todo será diferente”. Después de pronunciar estas palabras, Śrīla Gurudeva permaneció en silencio.



MANIFESTACIONES POSTERIORES DE ENFERMEDAD

Después de una corta estadía en Govardhana, Śrīla Gurudeva volvió a manifestar síntomas de enfermedad. Él expresó un profundo deseo de quedarse en Vraja para poder celebrar Śrī Rādhāṣṭamī en Mathurā. Sin embargo, debido a que tanto Mathurā como Govardhana carecen de facilidades médicas adecuadas, tuvo que regresar a Delhi.

Mientras Gurudeva manifestaba su pasatiempo de enfermedad una y otra vez, la angustia que sus discípulos y seguidores experimentaban puede ser solo conocida por ellos. Simplemente, todos deseaban la rápida recuperación de Gurudeva, de una manera u otra.

Śrīla Gurudeva tenía un vuelo programado a Malasia el 19 de Septiembre, pero por el consejo de sus doctores ayurvédicos, el vuelo fue cancelado. Sus doctores le habían dicho que nosotros estábamos viniendo a él, por lo que no había necesidad de viajar una distancia tan larga. Por lo tanto, el viaje fue cancelado. Sus sevakas, encabezados por Śrīpāda Mādhava Mahārāja y Brajanātha Prabhu, consultaron con varios doctores prominentes de la India y del extranjero e hicieron los arreglos para el mejor tratamiento posible en Delhi.

Continuamente se realizaban nāma-saṅkīrtana, adoración y ofrendas, y sacrificios de fuego para la recuperación de la salud de Śrīla Gurudeva. Mientras Gurudeva permanecía en el Śrī Ramaṇa-Vihārī Gauḍīya Māṭha y recibía tratamiento, tanto los devotos locales como los que arribaban de todos los rincones del planeta realizaban nāma-saṅkīrtana por horas fuera de su bhajana-kuṭīra, todos los días. Śrīla Gurudeva solía disfrutar del kīrtana desde adentro. La gente descuidaba sus empleos, negocios y asuntos familiares con tan solo dos cosas en mente —su preocupación por la salud de Śrīla Gurudeva y cómo recibir su darśana. A veces Śrīla Gurudeva recibía la ayuda de sus sevakas para caminar hasta la puerta de su bhajana-kuṭīra con sus brazos descansando sobre los hombros de estos, quienes caminaban a cada lado; a veces, lo ayudábamos a moverse en una silla de ruedas.

Al ver a Śrīla Gurudeva, los devotos realizaban nāma-kīrtana en voz alta y experimentaban emociones tan intensas que no podían más que llorar. En algunas ocasiones, Śrīla Gurudeva solía salir y sentarse en su balcón y dar su darśana y sus bendiciones a los devotos.

Para pedir por su buena salud, muchos devotos llevaban a cabo regularmente parikramā, abhiśeka con pañcāmṛta y adoración, especialmente de sarvābhīṣṭa-pradātā Śrī Girirāja Govardhana. Además, en la India y en el extranjero se realizaban diariamente nṛsiṁha-yajñas y sudarśana-yajñas. El único deseo ferviente de todos al llevar a cabo todas estas prácticas devocionales era que Śrīla Gurudeva recuperara su salud completa y rápidamente. Si sus sevakas tenían un vislumbre de esperanza de que algún tratamiento médico, alternativo o no, podría ayudarlo, inmediatamente lo intentaban.

Manifestación de síntomas trascendentales

Durante este período de enfermedad, Śrīla Gurudeva permaneció absorto en modalidades trascendentales profundas. Por momentos pronunciaba palabras ininteligibles y en otras circunstancias recitaba su āhnika o stava-stuti (oraciones devocionales) por horas sin parar. Solo después de los intentos repetidos de sus sirvientes de ofrecerle comida o medicina, recobraba él la conciencia externa, a veces completamente y a veces parcialmente. Así, Śrīla Gurudeva permanecía constantemente en un estado interno (antara-daśā). En su forma de sādhaka, el devoto de alta clase o uttama-bhāgavata se encuentra en tres estados durante su bhajana: antara-daśā (estado interno), ardha-bāhya-daśā y bāhya-daśā.

En el estado interno, los uttama-bhāgavatas sirven a su Deidad adorable, la Divina Pareja, constantemente. Incluso se olvidan que están viviendo dentro de un cuerpo en el mundo material. Ellos entran en aprakaṭa-līlā y toman darśana y sirven en el līlā. La masa general nunca podrá entender esto. Aun entre nosotros y haciendo todo tipo de actividades, ellos están en samādhi, así como los Vrajavāsīs, especialmente las vraja-gopīs. Este estado se conoce también como sahaja-samādhi.

En ardha-bāhya-daśā, hablan como locos, sin coherencia en sus palabras. Los karmīs y los jñānīs piensan que el devoto ha enloquecido porque carecen de conocimiento sobre este estado del bhakti y están desprovistos de bhakti. Śrī Caitanya Mahāprabhu exhibió síntomas extáticos en Su cuerpo trascendental, y luego les preguntó a Rāya Rāmānanda y a Svarūpa Dāmodara: “¿Soy Caitanya? Estaba contemplando los pasatiempos acuáticos de la Divina Pareja… ¿Por qué me han arrastrado hasta aquí?”

En el estado de bāhya-daśā, el uttama-bhāgavata desciende hasta la plataforma de madhyama para aconsejar a otros devotos y discípulos y ejecutar harināma-saṅkīrtana. Hemos visto y comprobado estos tres estados de un uttama-bhāgavata en Śrīla Gurudeva.

Dentro del bhajana-kuṭīra de Śrīla Gurudeva, sus sirvientes le cantaban a menudo sus kīrtanas favoritos y le leían de las escrituras también. Un día, Śrīla Gurudeva dijo: “Ya he colectado todas las especias, pero no pude encontrar ubar”. Él repetía esto una y otra vez. Cada vez, sus sevakas, principalmente Śrīpāda Mādhava Mahārāja y Dvija Kṛṣṇa Prabhu, le preguntaban qué especia era esta, pero Śrīla Gurudeva simplemente repetía suavemente la misma palabra una y otra vez. Para aclarar este punto, daremos como ejemplo algo sucedido en la vida de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura. Durante su prédica, muchos supuestos vaiṣṇavas se volvieron en su contra y quisieron eliminarlo. Su idea era: “nā rahegā baṁsa, nā bajegī bāṁsurī” —“si no hay bambú, no hay flauta”. En otras palabras, si no hay Cakravartī Ṭhākura, no habrá prédica de amor conyugal en la modalidad de amantes. Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura tenía por costumbre hacer el parikramā de Vṛndāvana todo los días, pues era parte de su bhajana. Entonces, estos supuestos devotos se escondieron dentro de unos grandes arbustos, a través de los cuales debían pasar quienes hacían el parikramā. En la actualidad, ya no hay arbustos.

A mediado de los 80’, Śrīla Gurudeva nos mostró el área donde se conspiró en contra de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura. Cuando este entró en el área de los arbustos, se convirtió en una mañjarī adolescente, una mañjarī de Rādhikā. Cuando los conspiradores vieron a esta mañjarī, le preguntaron: “Oh, lālī, ¿has visto a Cakravartī Ṭhākura? Él recién pasó por aquí. ¿A dónde se ha ido?” A lo que la muchacha gopī respondió: “He venido desde Yāvaṭa. Mi Svāminijī me ha enviado a colectar algunas flores. Por eso, he venido a Vṛndāvana a buscar flores hermosas y fragantes”. Tan pronto como la mañjarī cruzó la zona de los arbustos, se transformó de nuevo en Cakravartī Ṭhākura. Al ver esta escena milagrosa, los conspiradores corrieron hacia él y se postraron a sus pies de loto implorando perdón una y otra vez. Para remover sus ofensas, todos ellos se volvieron discípulos de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura.

Tal como Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura dijo en su forma de mañjarī que había venido a Vṛndāvana a colectar algunas flores, Śrīla Gurudeva estaba diciendo que había venido a colectar ubar masālā (especias). Por comparar ambos episodios, los devotos podrán entender qué Vaiṣṇava tan elevado era Gurudeva en su forma como un sādhaka.

Visita de Gauḍīya Vaiṣṇavas respetables para el darśana de
Śrīla Gurudeva

Durante la estadía de Śrīla Gurudeva en Delhi y Govardhana, muchos devotos que habían obtenido el refugio de sus pies de loto venían diariamente a tomar darśana. También venían Gauḍīya Vaiṣṇavas de diferentes māṭhas. Entre estos estaban el actual ācārya del Śrī Caitanya Māṭha, Parama-pūjyapāda Śrī Bhakti Prajñāna Yati Mahārāja; el actual ācārya del Śrī Gopīnātha Gauḍīya Māṭha, Śrīpāda Bhakti Vibudha Bodhāyana Mahārāja; el ācārya presente del Śrī Gauḍīya Vedānta Samiti, Śrīpāda Bhaktivedānta Paryaṭaka Mahārāja, y también Śrīpāda Bhaktivedānta Vaiṣṇava Mahārāja; miembros del GBC de ISKCON como Śrīpāda Gopāla Kṛṣṇa Mahārāja, Śrīpāda Bhakti-cāru Mahārāja, Śrīpāda Indradyumna Mahārāja, Śrīpāda Bhakti Bhṛṅga Govinda Mahārāja, and Śrīpāda Vedavyāsa Mahārāja; y Śrīpāda Bhakti Prapanna Tapasvī Mahārāja y Śrīpāda Bhakti Vicāra Viṣṇu Mahārāja del Śrī Caitanya Gauḍīya Maṭha. Además, muchos devotos brahmacārīs y jefes de familia de ISKCON y de otras gauḍīya-māṭhas venían por el darśana de Śrīla Gurudeva. Pūjyapāda Śrī Śrīmad Bhakti Vallabha Tīrtha Gosvāmī Mahārāja, el ācārya presente del Śrī Caitanya Gauḍīya Maṭha, y su hermano espiritual Pūjyapāda Śrī Śrīmad Bhakti Vijñāna Bhāratī Mahārāja, telefonearon a Śrīpāda Bhaktivedānta Mādhava Mahārāja para expresar su preocupación y ofrecer plegarias por la salud de Śrīla Gurudeva.

Libros recientemente publicados ofrecidos a las manos de loto de Śrīla Gurudeva

Śrīla Gurudeva se había quedado en Delhi para la desaparición de Śrī Rūpa Gosvāmī. Entonces, Rasa-vihārī Prabhu le ofreció la traducción al inglés del Utkalikā-vallarī en nombre del equipo editorial. Además, se le ofreció La contribución distintiva de Śrīla Rūpa Gosvāmī, impreso en inglés y en hindi, en nombre de Mañjarī dāsī. Más tarde, Śrīpāda Bhaktivedānta Dāmodara Mahārāja le ofreció la traducción inglesa del Vaiṣṇava-siddhānta-mālā junto con dos otros dos libros pequeños en nombre de Śyāmarāṇī dāsī: Entendiendo a Śrī Guru y Armonía. Śānti dāsī le ofreció una traducción al inglés del Śrī Rādhā-gaṇodeśa-dīpikā, y Śyāmarāṇī dāsī y Vasanti dāsī le ofrecieron una copia de Caminando con un santo. También fueron ofrecidas a las manos de loto de Śrīla Gurudeva traducciones al oriya del Jaiva-dharma, del Śrī Camatkāra-candrikā y del Śrī Prema-sampuṭa por Śrīman Madhumaṅgala Brahmacārī y Śrīman Vaṁśī-vadana Brahmacārī. Aunque Śrīla Gurudeva no leía oriya, mostró gran interés al abrir varias páginas y preguntar varias veces: “¿Qué dice aquí?”

Vṛndāvaneśvarī dāsī y Kuñja-kalikā dāsī ofrecieron traducciones al castellano de El camino del amor y del Manaḥ-śikṣā. Y los devotos chinos también le ofrecieron varias traducciones en su idioma. En muchas de estas ocasiones, Śrīla Gurudeva no hablaba, pero al ver las distintas publicaciones, su rostro se iluminaba y ofrecía sus bendiciones levantando su mano de loto y brindando su misericordiosa mirada sobre los devotos involucrados en el servicio editorial.

Cuando la publicación Śrī Śrī Bhāgavata Patrikā (año 7, número 7) le fue ofrecida a Śrīla Gurudeva, él primero pasó rápidamente hoja por hoja y luego regresó al artículo escrito por Parama-gurudeva Śrīla Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja, el cual leyó por completo.


Llegada de los devotos para el Śrī Vraja-maṇḍala Parikramā

Los devotos en general estaban preocupados por la salud de Śrīla Gurudeva y algunos querían quedarse en Delhi cerca suyo. Sin embargo, cuando Kārtika comenzó, Śrīla Gurudeva no siempre alentaba tal decisión. Muchas mañanas y noches, él se acercaba hasta la puerta de su bhajana-kuṭīra, ya sea para sentarse por un rato o para detenerse brevemente mientras caminaba ayudado por sus sevakas. Si veía devotos esperando por su darśana en el patio, les pregunta por qué estaban allí, y los mandaba a Vṛndāvana para que participasen en el Vraja-maṇḍala Parikramā. “Sus vidas alcanzarán el éxito por visitar los lugares de los pasatiempos”, les decía. “Yo no puedo participar del parikramā por mi mala salud, pero les ordeno a todos ustedes que vayan y participen. Gradualmente, iré mejorando y me uniré al parikramā tan pronto como sea posible”.

La preocupación amorosa de los devotos

El pasatiempo de la enfermedad de Śrīla Gurudeva llevó a algunos devotos a hablar con los sevakas personales de este, encabezados por Śrīpāda Mādhava Mahārāja, para expresar su preocupación por que Śrīla Gurudeva estuviese siendo obligado a permanecer en Delhi. Tales devotos pensaban que lo apropiado era que se lo llevase a Govardhana. La preocupación de los devotos estaba motivada por su gran afecto por Śrīla Gurudeva, y sus sevakas, especialmente Śrīpāda Mādhava Mahārāja, Brajanātha Prabhu, Siddhānti Mahārāja y Sañjaya Prabhu entendieron el punto. Sin embargo, no pudieron cumplir con este deseo porque sentían que era su responsabilidad hacer todo lo posible para favorecer la recuperación de Śrīla Gurudeva.

“Si Śrīla Gurudeva fuese a manifestar su pasatiempo de desaparición en Delhi”, argumentaban los devotos: “sería algo terriblemente no deseado”. En respuesta a esto, sus sevakas, especialmente Śrīpāda Mādhava Mahārāja, les dijeron a Rāmacandra Prabhu y al Dr. R. Prakash: “Por favor, no se preocupen. Cuando se manifieste el momento adecuado para llevar a Śrīla Gurudeva a Govardhana, él me lo ordenará directamente a mí. No demoraré ni un segundo el cumplimiento de tan ansiado deseo”.

Rāmacandra Prabhu le preguntó varias veces a Śrīla Gurudeva: “Oh, Gurudeva, ¿le gustaría ir a Govardhana?”, a lo que él nunca respondió. Los sevakas señalaron: “Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura y Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura manifestaron sus pasatiempos de desaparición en Kolkata (Calcuta). ¿Fueron esos sucesos considerados desafortunados? Donde sea que un asociado eterno de Bhagavān como Śrīla Gurudeva resida, es de hecho Śrī Vṛndāvana-dhāma, Śrī Govardhana o Śrī Rādhā-kuṇḍa”. Ellos expresaron su fe de que “cuando llegue el momento adecuado, Śrīla Gurudeva dará a conocer su deseo de ir a Govardhana”. Ciertamente, esto habría de ocurrir.

Su deseo de residir en Govardhana durante Kārtika

Cierto día en el medio de Kārtika, Śrīla Gurudeva les dijo a sus sevakas que tenía el deseo de ir a Govardhana. Al oír este pedido, inmediatamente hicieron todos los arreglos para llevarlo allí. En la mañana del día de su partida, la multitud de devotos en el templo de Delhi era tan grande que Śrīla Gurudeva tardó media hora para ir en su silla de ruedas desde la salida del ascensor hasta la ambulancia, una distancia de aproximadamente cuarenta metros. Śrīla Gurudeva sostenía su palma hacia arriba, derramando así sus bendiciones sobre todos. El Dr. Ravindra Prakash de Delhi lo acompañó en su viaje a Govardhana.

RESIDIENDO EN GOVARDHANA DURANTE KARTIKA

Unos mil devotos se congregaron para el darśana de Śrīla Gurudeva a su llegada al Śrī Giridhārī Gauḍīya Māṭha. Durante el resto de su estadía en Govardhana, su salud fluctuaba día a día, y él permanecía en un estado de conciencia interna (antara-daśā) la mayor parte del tiempo.

Manifestaciones de emociones trascendentales  

De tanto en tanto, Śrīla Gurudeva manifestaba algunos de los síntomas de éxtasis mencionados por Śrīla Rūpa Gosvāmī en su Bhakti-rasāmṛta-sindhu. A veces, fluían lágrimas incesantes y brotaba espuma de su boca de loto o tenía hipo por horas sin parar. Ocasionalmente, como en un estado de olvido, preguntaba: “¿Dónde estoy? ¿Es de día o de noche?”, al igual que Śrī Caitanya Mahāprabhu les preguntó a Śrī Svarūpa Dāmodara y a Rāya Rāmānanda Prabhu: “¿Dónde estoy? ¿Quién soy?” En ocasiones, ni siquiera recordaba los nombres de sus sevakas más cercanos. Cuando Śrīla Gurudeva olvidó el nombre de Śrīman Brajanātha Prabhu, pidió: “Llamen al devoto”. Su sevaka inquirió: “¿A quién llamo?” “A ese devoto occidental muy alto que siempre viaja conmigo”, respondió Śrīla Gurudeva. El sevaka preguntó, entonces: “¿Brajanātha Prabhu?” “Sí, sí, llamen a Brajanātha”, respondió. Sin embargo, Śrīla Gurudeva nunca olvidó mi nombre, Mādhava Mahārāja. Por el contrario, en otras ocasiones exhibió su aguda percepción al detectar la pronunciación incorrecta de un sevaka del nombre de algún devoto y corregirlo pronunciándolo él mismo en forma correcta.

En ocasiones, al ver la actitud de servicio de los devotos que lo atendían, expresaba su aprecio por ellos, y en otras oportunidades los corregía y les enseñaba cómo desempeñar su servicio. A veces, se despertaba y preguntaba: “¿El parikramā ha ido a Nandagāon hoy?” o “¿Es ekādaśī hoy?” Esto era sorprendente para quienes lo servían, pues nadie le había dado información sobre qué día era; aun así, Śrīla Gurudeva tenía conocimiento preciso sobre lo que estaba ocurriendo.

Aunque era de extrema importancia para quienes lo servían ver que sus necesidades alimenticias se satisficieran de acuerdo con las instrucciones del médico, ante el ocasional pedido de Śrīla Gurudeva: “¿No me darás algo para comer hoy…?”, no es necesario decir que era con gran placer que ellos le ofrecían algo de inmediato.


Preparativos para el darśana de Śrīla Gurudeva

Durante la estadía de Śrīla Gurudeva en Govardhana, se dio una situación particular: cómo arreglar el darśana para todos los devotos que habían venido de distintos puntos dentro de la India y del extranjero. No era posible permitir la entrada de todos al bhajana-kuṭīra de Śrīla Gurudeva, pero los devotos se sentirían muy desconsolados si ellos no pudieran tener su darśana. En principio, se estableció que los devotos formaran fila para tomar darśana por la ventana corrediza. Esto, sin embargo, no resulto porque la fila se movía lentamente o no lo hacía en absoluto.

Todos estaban un poco confundidos en cuanto a cómo manejar la situación hasta que finalmente Rāmacandra Prabhu hizo una sugerencia maravillosa: “¿Por qué no instalamos un gran monitor LCD en la sala del templo? De este modo, todos los devotos podrán tener el darśana de Śrīla Gurudeva simultáneamente”. Esta sugerencia fue bienvenida por todos y rápidamente se hicieron los arreglos necesarios. Ahora, los devotos en el templo podían tener el darśana de Śrīla Gurudeva en su bhajana-kuṭīra. Además, se instaló un monitor pequeño en el bhajana-kuṭīra para que él también pudiera verlos.

Cuando Śrīla Gurudeva no veía a los sannyāsīs en su pantalla (porque ellos estaban sobre el escenario, fuera del rango de la cámara), preguntaba: “¿Dónde están los sannyāsīs? No puedo verlos…” Estos rápidamente honraban su pedido y se juntaban frente a la cámara. Viendo a todos los devotos reunidos tomando su darśana desde la sala del templo, Śrīla Gurudeva levantaba su mando para bendecirlos a todos. En ocasiones en las que él estaba absorto internamente, si bien su sola presencia o su mirada otorgaban toda bendición, sus sevakas trataban que volviera a la conciencia externa para que pudiese interactuar con los devotos.

Estos darśanas colmaban con gran bienaventuranza a los devotos, quienes exclamaban: “¡Jaya Śrīla Gurudeva” o “Gurudeva tumbārī jaya jaya ho!” A veces cantaban “Govinda Dāmodara Mādhaveti”, mientras que otras veces cantaban el mahā-mantra hare kṛṣṇa con la ‘melodía australiana.’ Cantado así, los devotos, abrumados, comenzaban la sollozar. Durante el darśana, nadie se movía de su lugar, tan solo miraban fijamente la pantalla sin pestañear, ajenos a todo lo demás.

Cierto día a la medianoche, Śrīla Gurudeva se despertó súbitamente y comenzó a pedirles insistentemente a sus sevakas que lo llevasen a Vṛndāvana-dhāma. El sevaka de turno no pudo manejar la situación, por lo que vino a ver me para informarme que Gurudeva me estaba llamando (a Śrīpāda Mādhava Mahārāja). Él continuaba pidiendo que lo llevásemos a Vṛndāvana-dhāma. Como el sevaka no podía satisfacer el deseo de Śrīla Gurudeva, vino a llamarme y decirme que Śrīla Gurudeva me estaba llamando por este motivo. Por la misericordia sin causa de Śrīla Gurudeva, conozco los trucos para satisfacer y consolar a mi lala (Śrīla Gurudeva). Al verme, Gurudeva dijo: “Mādhava Mahārāja, quiero ir a Vṛndāvana”, a lo que respondí: “Sí, haremos los preparativos. Es medianoche ahora. Iremos mañana a la mañana. Mientras tanto, haré los arreglos necesarios”. Gurudeva respondió: “Sí, muy bien”.

La situación complicada de los sevakas de Śrīla Gurudeva

Si bien el darśana de Śrīla Gurudeva por la pantalla había sido bien apreciado, ¿cómo podría compararse con verlo directamente, aunque sea por un momento? Gradualmente, los devotos comenzaron a presionarnos por esto: “Por favor, hagan algún arreglo para que podamos tener el darśana directo de Śrīla Gurudeva”, nos pedían. “Tener el darśana en una pantalla no es comparable”. Así, sus sevakas personales hicieron todo lo posible por acomodar a los devotos, pero estaban en una situación confusa y dolorosa… ¿Cómo garantizar las necesidades personales de Śrīla Gurudeva y a la vez complacer a todos?
Lo próximo que se hizo fue permitirles a los devotos que tomaran darśana silenciosamente desde la ventana mientras Śrīla Gurudeva dormía. Una vez, sin embargo, él se despertó de repente e instruyó a sus sevakas que cerraran las cortinas, dejando apenas una pequeña abertura. “No quiero que nadie se perturbe al verme en esta condición”, dijo. Los sevakas no tuvieron más opción que cumplir el pedido de Śrīla Gurudeva, y así tuvieron que llevar a cabo sus deberes durante el día con una luz muy tenue.

El intenso deseo de los devotos por un darśana directo

Al ver a Śrīla Gurudeva en un profundo estado de absorción interna, sus sevakas lo servían en tal estado con sumo cuidado, pero en ocasiones y preocupados por su salud, lo despertaban suavemente a la conciencia externa e intentaban hacerlo salir de la habitación diciendo: “Oh, Śrīla Gurudeva, los doctores han sugerido que saliera de la habitación aunque sea por unos pocos minutos y se sentara al aire fresco para ver a los devotos”.

No hay palabras para describir la condición de los devotos, el entusiasmo y el júbilo que llenaron sus corazones al ver a Śrīla Gurudeva salir de su cuarto en la silla de ruedas o, como a veces sucedió, caminando con sus brazos alrededor de los hombros de los devotos que lo asistían. En estas ocasiones, él daba su darśana por unos minutos. Desde las ventanas, los techos, el jardín, el balcón e inclusive colgándose de los pilares o de cualquier manera posible, los devotos se las arreglaban para poder recibir el darśana de Śrīla Gurudeva, como queriendo grabar esos momentos en sus corazones para siempre. Algunos devotos le ofrecían ārati con lámparas de ghī, en tanto que otros eran felices al ofrecerle ārati con sus ojos. Hacia cualquier dirección que Śrīla Gurudeva se voltease para mirar, los devotos se consideraban bendecidos. Él dio darśana de este modo por dos o tres días, después de lo cual entró nuevamente en un estado profundo de conciencia interna.

El Vraja-maṇḍala parikramā realizado por Śrīla Gurudeva

Para estos días, Śrīla Gurudeva llevó a cabo un līlā asombroso por unos tres días. Él estaba constantemente inmerso en algún tipo de emoción extática profunda. No obstante, un día comenzó a presionar a sus sevakas: “¡Llévenme a Vṛndāvana! Quiero hacer el Vraja-maṇḍala parikramā”. Los sevakas trataron de apaciguarlo diciéndole que todos los devotos estaban en Govardhana, ya de regreso de Vṛndāvana, y que él de hecho estaba con el grupo del parikramā. Aun así, él continuaba insistiendo que debía ser llevado a Vṛndāvana. Los sevakas concluyeron que para tanta insistencia, debía haber una razón confidencial, por lo que ellos accedieron: “Sí, Gurudeva, haremos los preparativos para que vaya a Vṛndāvana”. Al oír esto, él se quedó satisfecho y descansó por un rato.

A veces, durante la noche, decía: “Oh, hoy el parikramā irá al Śrī Rādhā-Dāmodara Mandira, a Seva-kuñja, al Śrī Rādhā-Śyāma-sundara Mandira y a otros lugares cercanos. No podré ir a todos, pero ciertamente iré a Seva-kuñja y al Śrī Rādhā-Dāmodara Mandira”. O: “Hoy el parikramā está yendo a Māna-sarovara”. Era como si estuviese directamente en Vṛndāvana, ejecutando el Vraja-maṇḍala parikramā.

Al levantarse la mañana siguiente, Śrīla Gurudeva exclamó: “¡Oh, este Paiṇṭhāgāon es tan hermoso! Las glorias especiales de Śrī Rādhājī (vaiśīṣṭya) fueron establecidas aquí”. Parecía que en su estado extático profundo, en tan solo un día, él había completado el parikramā de doce días de Vṛndāvana y que ahora había llegado a Govardhana. Entonces, Śrīla Gurudeva comenzó a decir: “Debo visitar Dāna Ghāṭī, el festival a orillas del Surabhi-kuṇḍa, Rādhā-kuṇḍa, Śyāma-kuṇḍa y los otros lugares relacionados con los pasatiempos”. Un rato más tarde dijo: “Hoy el parikramā está yendo a Nandagāon y Varsānā. Iremos además a Ṭer Kadamba, Uddhava-kyārī y a Ūñcāgāon”. De este modo, también en un día, el realizó el parikramā de dieciocho días de Govardhana.

Cada año, inmediatamente después del parikramā, Śrīla Gurudeva acostumbraba a tener programas en Delhi y a ir al dentista. Habiendo así concluido el parikramā de Vraja-maṇḍala, la mañana siguiente le dijo a su sevaka personal, Śrīpāda Mādhava Mahārāja: “Infórmale a mi dentista en Delhi que estamos yendo, y pídele que esté listo porque por la noche tenemos la celebración en el Śrī Ramaṇa-Vihārī Gauḍīya Māṭha. Es esencial que lleguemos al Māṭha a tiempo”. Para apoyar el humor interno de Śrīla Gurudeva y aunque sin conocer la realidad de tal humor, el sevaka, respondió: “Sí, lo contactaré”.

Más tarde, mientras el sevaka lo asistía con el cepillado de sus dientes, Śrīla Gurudeva le pidió el hilo dental. Como el sevaka no podía encontrarlo, Śrīla Gurudeva dedujo: “Debe estar empacado con el resto de las cosas en el auto que nos llevará a Delhi. Si lo encuentras fácilmente, tráelo; si no, déjalo, y en Delhi veremos qué hacer”. De este modo, Śrīla Gurudeva manifestó su vraja-maṇḍala-parikramā-līlā, dejando a sus sevakas perplejos y agradecidos por haber tenido una vislumbre de sus humores internos.


Día de la auspiciosa desaparición de Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja

Algunos años antes, Śrīla Gurudeva había declarado: “Siguiendo los pasos de mi hermano espiritual mayor, Prapūjya-caraṇa Śrīmad Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja, quiero refugiarme en el mismo tithī (día exacto) para dejar este mundo”. Tales palabras causaron mucha aprehensión en los corazones de todos, y a medida que el día de la aparición de Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja se aproximaba, la ansiedad de los devotos iba en incremento por temor que esas palabras se volvieran realidad.

En un sincero intento de prevenir esto, todos los devotos que habían venido al Śrī Vraja-maṇḍala Parikramā así como también todos los devotos alrededor del mundo comenzaron a orarle intensamente a Śrī Girirāja Govardhana, quien cumple todos los deseos. Muchos permanecieron despiertos toda la noche ejecutando harināma-saṅkīrtana, recitando stava-stuti, mientras que otros le ofrecían abhiśeka a Girirāja y Lo circunvalaban.

Para el gran alivio de todos, por la mañana se dio la noticia de que Śrīla Gurudeva había dormido pacíficamente toda la noche.


Sus misericordiosas instrucciones en la ocasión de la publicación del Śrīmad-Bhāgavatam

Durante Kārtika, se publicó el primer volumen del Décimo Canto del Śrīmad-Bhāgavatam, capítulos 1 al 8, traducido por Śrīpāda Bhaktivedānta Tīrtha Mahārāja y editado por Śrīla Gurudeva. Śrīpāda Tīrtha Mahārāja le presentó el libro a Śrīla Gurudeva, quien lo recibió muy felizmente y lo liberó para su publicación. En esa ocasión, le dio instrucciones muy valiosas a Śrīpāda Bhaktivedānta Tīrtha Mahārāja que les son pertinentes a todos los devotos:

“Siguiendo la orden de mi Gurudeva, cuando traduje el Jaiva-dharma de Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura al hindi, mencioné a Guru Mahārāja como el editor. En la introducción, Gurudeva escribió, ‘Es solo porque soy el objeto del honor de los devotos que mi nombre ha sido mencionado como el editor de este libro, pero es de hecho el traductor y editor de esta edición en hindi del Jaiva-dharma, Tridaṇḍi Svāmī Śrī Śrī Bhaktivedānta Nārāyaṇa Mahārāja, quien ha desempeñado todas las funciones del editor, volviéndose así el objeto de mis bendiciones especiales.’ Si bien externamente yo había hecho todo el trabajo de producir el libro, razón por la cual Śrīla Guru Mahārāja escribió a tal efecto, en mi corazón siempre mantuve el pensamiento de que había sido llevado a cabo por mi Guru Mahārāja exclusivamente.

Similarmente, nunca deberías pensar que eres tú mismo quien está traduciendo estos granthas sagrados. Más bien, siempre piensa que Śrīla Gurudeva ha logrado este libro a través tuyo para el beneficio del mundo entero, y que, para tal auspicioso fin, él ha derramado este mensaje trascendental como una lluvia de flores. Nunca deberías pensar que eres el hacedor, pues eres tan solo un instrumento en las manos de Gurudeva.
 
He completado casi cincuenta y dos capítulos del Décimo Canto. Ahora, completa el Canto de acuerdo con nuestra concepción gauḍīya como lo has hecho aquí, dando todo el crédito a nuestro guru-varga (āśraya-vigraha) por tus esfuerzos, manteniéndolos siempre en una posición prominente”.


Los devotos estaban sobrecogidos al escuchar estas palabras llenas de misericordia y bendiciones.

Nuevas publicaciones ofrecidas a Śrīla Gurudeva

Durante ese período, Śrīpāda Viṣṇu-daivata Mahārāja, Mañjarī dāsī y Kṛṣṇa-prema dāsa también le ofrecieron a Śrīla Gurudeva la traducción inglesa del segundo volumen del Śrī Bṛhad-Bhāgavatāmṛta, y el equipo editorial de Los Rayos del Armonista le ofreció la edición de Kārtika 2010 a sus manos de loto. También le fue ofrecida la publicación en hindi Los cuatro Rūpānuga Vaiṣṇava- Ācāryas, compilada, traducida y editada por Śrīla Gurudeva. Śrīpāda Mādhava Mahārāja le ofreció la hagiografía en inglés que había escrito —Śrīla Gurudeva, El Tesoro Supremo— y Veṇu-gopāla dāsa le ofreció una novela gráfica —Soy Espíritu. Śrīla Gurudeva estaba muy complacido, y bendijo a todos los devotos involucrados en la publicación de estos libros.

El deseo auspicios de Śrīla Gurudeva

Un día, Śrīla Gurudeva le dijo a algunos de los devotos que estaban trabajando en las publicaciones en hindi: “Cuando me vaya, continúen publicando nuestros libros tal como están siendo impresos ahora. El ciclo de progreso en la publicación de nuestras escrituras nunca debería interrumpirse. Cualquier libro que se agote, debe ser reimpreso inmediatamente”.

Śrīla Gurudeva: El Tesoro Supremo

Śrīpāda Mādhava Mahārāja le ofreció el primer volumen de su segunda tesis doctoral durante el mes de Kārtika en Govardhana. Posteriormente, Śrīla Gurudeva se trasladó al Jayaśrī Gauḍīya Māṭha en Jagannātha Purī. El impresor le mandó las copias finales a Mādhava Mahārāja. Junto con otros devotos, entre quienes estaban Mādhava-priya Prabhu y Siddhānti Mahārāja, Śrīpāda Mādhava Mahārāja le ofreció la copia final del primer volumen de la biografía de Śrīla Gurudeva, hermosamente encuadernada con una tela azul y naranja. Śrīla Gurudeva le preguntó a su sevaka: “¿Cuántos volúmenes harás?” Śrīpāda Mādhava Mahārāja respondió: “Entre cuatro y cinco volúmenes”. Śrīla Gurudeva volvió a preguntar: “¿Puedes hacer tantos?” “Sí, Gurudeva, respondió Mahārāja; por su misericordia sin causa, puedo hacer aún más. He colectado mucho material de sus clases desde comienzos de los ’80”. Gurudeva se puso muy contento y posó sus dos manos de loto sobre mi cabeza. “Sí, puedes hacerlo. Mis bendiciones de todo corazón para ti. En el futuro, mi biografía será como un faro para los devotos alrededor del mundo. Lo que me mostraste en Cebu, Filipinas, antes de presentar tu tesis en la universidad, ¿todo ese material estará incluido sin cambios?” Śrīpāda Mādhava Mahārāja contestó: “Sí, Gurudeva, eso era una forma condensada. Eso será expandido”, a lo que Gurudeva dijo: “Sigue adelante con todas mis bendiciones”.

Varios vaiṣṇavas llegan para el darśana de Śrīla Gurudeva

Había un flujo constante de ācāryas y vaiṣṇavas de diferentes sārasvata-gauḍīya māṭhas y diferentes sampradāyas hacia el Giridhārī Gauḍīya Māṭha para honrar a Śrīla Gurudeva. Es imposible nombrarlos a todos, pero podemos mencionar a: del Vinoda-vāṇī Gauḍīya Maṭha en Vṛndāvana, Śrīpāda Bhakti Vikaśa Govinda Mahārāja; del Govardhana Gauḍīya Maṭha, Śrīpāda Govardhana dāsa Bābājī; del Śrī Rūpānuga Bhajana Āśrama en Rādhā-kuṇḍa, Śrīpāda Bhakti Sārvasvata Govinda Mahārāja y Śrīpāda Mathurānātha dāsa Bābājī Mahārāja; el presente ācārya del Śrī Kṛṣṇa Caitanya Maṭha in Vardhamāna, Śrīmad Bhakti Jīvana Ācārya Mahārāja; del Śrī Bhajana-kuṭīra in Vṛndāvana, Śrīmad Gopānanda Vana Mahārāja; el ācārya del Śrī Caitanya Maṭha, Pūjyapāda Śrīmad Bhakti Prajñāna Yati Mahārāja y Śrīmad Bhakti Śudhīra Dāmodara Mahārāja; del Śrī Gopīnātha Gauḍīya Maṭha, Śrīpāda Bhakti Śaraṇa Dāmodara Mahārāja; de ISKCON, Śrīpāda Mahānidhi Mahārāja, el Presidente del Templo Vṛndāvana, Śrī Pañca-Gauḍa Prabhu y su esposa Śrīmatī Gaura-Pūrṇimā dāsī, el Vice-Presidente, Śrī Janārdana Brahmacārī y Śrī Śruta-kīrti Prabhu; de Śrī Vṛndā-kuñja, Śrīpāda Paramadvaitī Mahārāja; el discípulo de Śrī Śrīmad Bhakti Jīvana Janārdana Gosvāmī Mahārāja, Śrīpāda Govinda Mahārāja; muchos sannyāsīs discípulos de Śrī Śrīmad Bhakti Vaibhava Purī Gosvāmī Mahārāja; y muchos otros devotos. Además de todos estos, del Māna-garha (Varsānā), Śrī Rāmeśa Bābā; el paṇḍita sánscrito Śrī Viṣṇu Pandey de Mathurā y Śrī Śyāma dāsa de Jatīpurā; seguidores del puṣṭi-mārga así como también otros santos vaiṣṇavas venían por su darśana.

Al ver el enorme esfuerzo de sus sevakas, quienes lo servían día y noche, Śrīla Gurudeva, muy preocupado, dijo: “Ya no quiero vivir en este mundo”.
“¿Por qué está diciendo esto?”, preguntaron ellos.
“Es por mi culpa que tantos devotos estén en problemas”, dijo.
“Gurudeva”, respondieron ellos: “servirlo no es un problema para nosotros. De hecho, el poder hacer algún pequeño servicio para usted es nuestra mayor fortuna. Solo le rogamos que perdone nuestros defectos”.

A pesar de su débil condición física, era Śrīla Gurudeva quien estaba preocupado por nosotros, consternado porque fuésemos nosotros quienes estuviésemos en problemas.

Sus palabras de bendición al final de Kārtika

Mientras estaba en Govardhana, la salud de Śrīla Gurudeva mejoró lentamente para el gran júbilo de los devotos. El día de luna llena al final de Kārtika, salió de su bhajana-kuṭīra en su silla de ruedas y se dirigió a todos los devotos reunidos: “Así como ustedes han venido a participar en el Vraja-maṇḍala Parikramā de este año, deberían venir cada año. Dentro de unos meses, tendremos el Śrī Navadvīpa-dhāma Parikramā, y todos ustedes deberán participar. Me reuniré con todos ustedes allí”. Estas palabras alentadoras hicieron que los devotos cantaran resonantemente con sus gargantas ahogándose de felicidad: “¡Jaya Gurudeva, jaya Gurudeva!”

El regreso a Delhi después de Kārtika

Después de Kārtika, Śrīla Gurudeva se quedó en Govardhana por algunos días. Luego, por sugerencia del Dr. Ray de las Filipinas y el Dr. Ravindra Prakash de Delhi, Śrīla Gurudeva fue llevado nuevamente, al Śrī Ramaṇa-Vihārī Gauḍīya Māṭha en Delhi. Como ya había sucedido, había un flujo de devotos y doctores entrando y saliendo del templo. Un día, Śrīla Gurudeva les habló al doctor local y a los que habían venido del extranjero: “Todos ustedes se están esforzando mucho por mí, por lo que les doy toda mi gratitud”. Al oír esto, ellos contestaron: “Gurujī, es nuestra fortuna suprema que nos haya permitido hacer algún servicio a sus pies de loto”.

“No me lleven a ningún lado excepto el Dhāma”

Por el consejo del Dr. Ray, los sevakas personales de Śrīla Gurudeva, con Brajanātha Prabhu a la cabeza, se le acercaron con el pedido de que viajara a Italia para seguir con su tratamiento. Como Śrīpāda Mādhava Mahārāja no estuvo de acuerdo con esta propuesta, se rehusó a darle el mensaje a Śrīla Gurudeva. Este les dijo a Brajanātha Prabhu y al Dr. Ray: “Śrīla Gurudeva me ordenó hace dos años que en sus últimos días no lo llevásemos fuera del Dhāma ni fuera de la India. Si le transmito este mensaje, él no va a estar feliz conmigo. Además, tenemos que pensar en ocho o diez tickets además de comida y hospedaje. Es demasiado complicado”. Brajanātha Prabhu dijo: “Ok, yo le daré el mensaje a Gurudeva, pero usted tendrá que estar presente junto con el Dr. Ray”. Así, ellos le informaron sobre el tratamiento en Italia, a lo que Gurudeva respondió: “Sí, lo que ustedes juzguen mejor, haremos”. Con la luz verde de Śrīla Gurudeva, comenzaron los preparativos para el viaje.

Después de media hora, Śrīla Gurudeva me ordenó que llamase a Brajanātha Prabhu. Śrīla Gurudeva le dijo: “Oh, Brajanātha, no tengo deseos de salir del Dhāma ni de la India; así que, no me lleven a ninguna parte que no sea el Dhāma.

Quiero dejar mi cuerpo en el Dhāma. Llévenme de regreso a Govardhana”.
“Pero está tan frío en Govardhana”, dijeron ellos.
“Entonces, llévenme a Navadvīpa”, respondió él.
“Pero hace mucho frío allí también”, dijeron.
“Entonces, llévenme a Jagannātha Purī”, dijo. “Śrīla Bhakti Pramoda Purī Mahārāja llevó a cabo su pasatiempo de desaparición en Jagannātha Purī Dhāma, y posteriormente sus sevakas lo trajeron a Śrī Dhāma Māyāpura. Llévenme a Jagannātha Purī, y, si dejo mi cuerpo allí, llévenme a Govardhana o a Navadvīpa, donde sea posible”. Gurudeva continuó: “Hagan todos los arreglos necesarios para ir a Jagannātha Purī lo antes posible, sin demoras”.

Fue así que exactamente cuatro días después de esta conversación que ellos partieron hacia Jagannātha Purī. Los sevakas se encontraron con dos obstáculos: en primer lugar, no había tickets de avión disponibles inmediatamente; en segundo lugar, los tickets disponibles eran para una fecha que no era auspiciosa. El día después de haber dado su orden de viajar a Purī, Śrīla Gurudeva preguntó: “¿Qué está sucediendo con nuestro viaje a Purī?”

“No hemos podido conseguir tickets para mañana”, respondieron ellos. “Pasado mañana es navamī, por lo que viajaremos en daśamī”.

Śrīla Gurudeva instruyó: “Viajemos pasado mañana. Los devotos occidentales nunca tienen en cuenta el tithī ni las constelaciones para sus viajes y todo sale bien. Por lo tanto, no quiero tener en cuenta los tithīs”.

“Pero… nunca hemos viajado en navamī antes porque no es auspicioso hacerlo”, respondieron los sevakas. Entonces, Śrīla Gurudeva dijo: “Nunca hemos viajado en navamī antes. Hagámoslo esta vez y veamos qué pasa”.

No pudimos evitar preguntarnos qué misterioso plan se escondía detrás de esta decisión. Así, el viaje fue programado para el navamī de acuerdo con el deseo de Śrīla Gurudeva.


ABSORTO EN LOS HUMORES DE MAHĀPRABHU MIENTRAS RESIDÍA EN LA MORADA DE LA SEPARACIÓN (ŚRĪ JAGANNĀTHA PURĪ DHĀMA)

El 30 de Noviembre, Śrīla Gurudeva arribó al Jayaśrī-Dāmodara Māṭha, ubicado en Cakra-tīrtha, Śrī Jagannātha Purī. Allí, todos los devotos le dieron una afectuosa bienvenida siguiendo la etiqueta correspondiente. Como siempre, sus sevakas continuaron sirviéndolo las 24 hrs. del día. De tanto en tanto, ellos le cantaban algún kīrtana o le leían de las śāstras en su bhajana-kuṭīra. Tan pronto como Śrīla Gurudeva veía a alguno de ellos sentado sin hacer nada, le decía: “No te quedes sin hacer nada. Háblales hari-kathā a los otros devotos. Hablar hari-kathā es uno de los miembros del bhakti”.

Un día, mientras miraba a través de la playa hacia el océano, Śrīla Gurudeva dijo suavemente: “Anteriormente, cuando venía a Jagannātha Purī Dhāma, solía meditar en Mahāprabhu bañándose en el océano junto con Su asociados. También meditaba en las palabras de Śrīman Mahāprabhu cuando Śrīla Haridāsa Ṭhākura desapareció de este mundo, después de que Él se bañó en el mar. Śrīman Mahāprabhu dijo que este océano era un mahā-tīrtha (lugar sagrado supremo) porque se había vuelto el caraṇāmṛta (agua que bañó los pies) de Śrīla Haridāsa Ṭhākura. Entonces, me bañaba casi todos los días. Ahora también quiero bañarme en el agua de este océano. ¿Puedes conseguirme algo de agua de mar para que me bañe?” A partir de este día, Śrīla Gurudeva era bañado diariamente después de su masaje con agua traída del océano.

Cada mañana y al atardecer, Śrīla Gurudeva caminaba por el corredor de la casa de huéspedes del templo asistido por sus sevakas, principalmente Śrīpāda Mādhava Mahārāja y Brajanātha Prabhu, quienes lo sostenían a ambos lados. Luego se sentaba en el balcón para tener el darśana del más sagrado de todos los océanos. Simultáneamente, daba su darśana a los devotos que estaban de pie debajo. Un día, miró hacia el mar y dijo: “Este lugar es el mismísimo lugar donde Śrī Caitanya Mahāprabhu flotó cuando estaba inmerso en mahābhāva y Su cuerpo había asumido una forma como la de una tortuga”. La mayor parte del tiempo, sin embargo, se sentaba en silencio. Su absorción profunda era visible.

En otra oportunidad, mientras miraba hacia el mar, le preguntó a su sevaka si podía contar las olas. “No”, contestó el sevaka: “las olas del mar no tienen fin”. Śrīla Gurudeva le dijo: “Así es mi corazón. Fluye con las olas interminables de las modalidades del servicio a Śrīman Mahāprabhu y a Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa, y con las olas del afecto por mis discípulos y seguidores”.

Una cosa era especialmente notable en Śrī Jagannātha Purī Dhāma. Si alguien le ofrecía reverencias, incluso desde tan lejos como la orilla del mar, Śrīla Gurudeva levantaba su mano para bendecirlo. Además, hasta el fin de sus pasatiempos manifestados, ofrecía sus respetos con sus manos juntas a cualquier tipo de prasāda que le fuese ofrecido. Solo después de esto, lo honraba. A veces, estaba tan profundamente absorto en su conciencia interna que sus sevakas tenían que insistir por treinta o cuarenta y cinco minutos para que aceptara una cucharada de comida. Esto ya había ocurrido repetidamente en Delhi, en Govardhana, y ahora en Jagannātha Purī. Śrīpāda Mādhava Mahārāja solía alimentarlo con su propia mano durante el último mes de los pasatiempos manifestados de Śrīla Gurudeva.

Śrīpāda Mādhava Mahārāja acostumbraba a acariciar su cabeza y tocar su mentón como una madre lo hace con su bebé. Mahārāja le decía: “Bābā khā lo, lālā khā lo”. Si alguna vez Śrīpāda Mādhava Mahārāja, como una ocasión especial, permitía que otros lo alimentaran, él difícilmente comía. Śrīpāda Mādhava Mahārāja tenía que volver a darle de comer a Gurudeva. Al ver esta situación, Brajanātha Prabhu, Siddhānti Mahārāja y Mādhava Priya Prabhu decían: “Un bebé solo come de la mano de su madre”. Cuando algún sevaka nuevo le daba agua para beber o comida para bebés en el turno noche, Śrīla Gurudeva lo miraba a la cara y le preguntaba: “¿Por qué me estás dando esto? ¿Dónde está el sevaka anterior?”

La feria del libro de Bhuvaneśvara

Durante la estadía de Śrīla Gurudeva en Śrī Jagannātha Purī, se organizó la feria anual de libros de Bhuvaneśvara. Como era costumbre, los devotos del Jayaśrī-Dāmodara Gauḍīya Māṭha habían reservado un puesto con el propósito de distribuir los libros de Śrīla Gurudeva. Algunos devotos se presentaron ante este para pedirle su permiso y sus bendiciones para distribuir sus libros en la feria, los cuales fueron concedidos muy felizmente por Śrīla Gurudeva. Después de esto, Śrīla Gurudeva preguntaba todos los días sobre la distribución de los libros y, si llegaba notar la presencia de alguno de los devotos locales en su habitación, inmediatamente preguntaba: “¿Por qué no ha ido a la feria…?” Cuando los devotos oían acerca de las preguntas diarias de Śrīla Gurudeva, su entusiasmo se estimulaba enormemente.

Llegada de sārasvata-gauḍīya-vaiṣṇavas de Purī por el darśana de Śrīla Gurudeva

Muchos sannyāsīs y brahmacārīs de diferentes gauḍīya-māṭhas venían a tomar darśana de Śrīla Gurudeva y a ofrecerle sus respetos. Prominentes entre ellos, estaban: del Śrī Caitanya Gauḍīya Maṭha, Śrīpāda Bhakti Viveka Paramārthī Mahārāja and Śrīpāda Bhakti Sambandha Śuddhādvaitī Mahārāja; del Śrī Gopīnātha Gauḍīya Maṭha, Śrīpāda Bhakti Śaraṇa Vāmana Mahārāja y Śrīpāda Gopīnātha Brahmacārī; de la Misión Śrī Kṛṣṇa Caitanya, Śrīpāda Bhakti Vicāra Viṣṇu Mahārāja y Śrīpāda Bhakti Svarūpa Śrīdhara Mahārāja; y del Śrī Nīlācala Gauḍīya Maṭha, Śrīman Saccidānanda Brahmacārī.


Manifestando una complexión similar a la de Śrī Gaurahari

Tan pronto como Śrīla Gurudeva llegó a Śrī Jagannātha Purī, exhibió algunas transformaciones notables. Una fue que el brillo que emanaba de su cuerpo se incrementaba constantemente y su complexión se tornaba más dorada. Esto nos llevó a pensar que tal vez, como estaba en una meditación profunda en sus muy adorables Śrī Gaurahari y Śrīmatī Rādhārāṇī, estaba desarrollando Su complexión corporal.

Así, pasaron los días sucesivos. En la mañana del 27 de Diciembre, Śrīla Gurudeva salió a su balcón como de costumbre, y los devotos que se habían congregado en la playa debajo de este realizaron guru-pūjā por primera vez. Debido al frío y al viento, su sevaka personal, Śrīpāda Mādhava Mahārāja quería que regresara a su habitación porque se resfriaba fácilmente. Una vez que se resfriaba, le resultaba muy difícil curarse. Su salud física estaba en un estado muy frágil. Teniendo esto en cuenta, Śrīpāda Mādhava Mahārāja y Brajanātha Prabhu quisieron llevarlo adentro, pero Śrīla Gurudeva quiso esperar a que finalizara el ārati. Su silla de ruedas fue empujada hasta un descanso encima del salón de entrada, y todos los devotos se apresuraron para verlo allí. Nuevamente, su sevaka le pidió que regresara a su habitación, pero Śrīla Gurudeva insistió en quedase donde estaba. Miró a todos y cada uno de los devotos y levantó su mano, bendiciendo así a todos. Parece ser que Śrīla Gurudeva quería dar sus bendiciones a todos sus devotos por última vez.

El día siguiente, 28 de Diciembre, permaneció en su cuarto y no dio darśana.



EL CIERRE DE SUS PASATIEMPOS

No me lleven al hospital

En el 2008, justo antes de Kārtika, Śrīla Gurudeva me ordenó: “No me lleven a ningún hospital durante mis últimos días. Quiero partir de este mundo en un dhāma y en un māṭha. No quiero estar en un hospital. Muchas agujas serán clavadas en mi cuerpo, por aquí y por allá, y pondrán tubos en mis orificios nasales y en otras partes”. Humildemente le pregunté: “Oh, Gurudeva, ¿por qué me está diciendo todas estas cosas?” Él me respondió: “Tarde o temprano debe suceder. Esta es la naturaleza del mundo material. Quien viene habrá de partir algún día. Para tu beneficio, te estoy instruyendo”. Nuevamente pregunté: “¿Cómo sabré cuando sea su último momento?” “De todos los māṭhavāsīs”, dijo: “solo tú podrás saberlo. No lo permitas. Nadie puede llevarme a un hospital. Esta es mi orden final para ti. Debes cumplir mi última instrucción”. “Oh, Gurudeva, para su placer, seguiremos su orden”, contesté.

Así, viendo su frágil condición en la mañana del 29 de Diciembre, no intentamos moverlo del Māṭha. Śrīla Gurudeva me había ordenado en el 2008: “Si dejo este mundo en Mathurā, Vṛndāvana o Govardhana, establezcan mi samādhi en Govardhana. Esta es mi primera elección. Si parto desde Jagannātha Purī o Navadvīpa Dhāma, establezcan mi samādhi en Navadvīpa Dhāma”. De acuerdo con su deseo, el samādhi fue establecido en Navadvīpa Dhāma, en el Śrī Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha. Este māṭha será el centro de atracción debido al samādhi de Gurudeva.


Antardhāna-līlā[2]

En la mañana del 29 de Diciembre de 2010, Śrīla Gurudeva se despertó muy temprano, alrededor de las 2 a.m. El encargado de turno, Sañjaya Prabhu, le preguntó: “Śrīla Gurudeva, ¿quiere un poco de agua para beber?” Gurudeva respondió afirmativamente, y el sevaka lo ayudó a incorporarse. Śrīla Gurudeva le dijo que quería usar el lavabo primero, por lo que los devotos lo asistieron y luego lo ayudaron a sentarse nuevamente sobre su cama. Śrīla Gurudeva comenzó a beber agua con glucosa mientras su sevaka sostenía el vaso. Inmediatamente dijo: “No puedo mantenerme sentado”. Inmediatamente, el sevaka lo ayudó a recostarse. Entonces, Śrīla Gurudeva le pidió que lo ayudase a darse vuelta; luego respiró profundamente, y su rostro pareció cambiar de alguna manera. Al notar esto, Sañjaya Prabhu me llamó (a Śrīpāda Mādhava Mahārāja) inmediatamente. Entré en la habitación y acto seguido verifiqué su nivel de oxígeno y su pulso. El medidor mostraba en el monitor fluctuaciones en el pulso y en la inhalación. “Por favor, llama a todos los devotos que lo sirven”, le dije al devoto que estaba presente allí: “Gurudeva nos dejará pronto. Esto no es una buena señal”. Entonces, él llamó a Brajanātha Prabhu, a Mādhava Priya Prabhu, a Siddhānti Mahārāja y a otros.

Sin embargo y a pesar de esta alarma, Śrīla Gurudeva parecía estar en paz. Miró a todos los devotos por un rato. No parecía para nada que estuviese a punto de concluir sus pasatiempos manifestados. Entonces, el monitor indicó una caída en el pulso y en el nivel de oxígeno, y los devotos comenzaron a cantar harināma en voz alta. La lengua de Śrīla Gurudeva temblaba mientras cantaba harināma con todos los devotos. Minutos después, instantes antes de su partida, cerró sus ojos y gradualmente su lengua dejó de moverse. De acuerdo con el reloj de pared, eran las 3 a.m. Todos estaban confundidos, en estado de shock.


Los devotos se reúnen en la habitación de Śrīla Gurudeva

Gradualmente, todos los sannyāsīs, brahmacārīs y otros devotos que estaban quedándose en el Māṭha o en los cuartos de huéspedes se comenzaron a llegar a la habitación. Al verlo, todos comenzaron a lamentarse.

De acuerdo con la tradición gauḍīya-vaiṣṇava, su cuerpo fue lavado con agua fresca, untado con tilaka en las doce partes del cuerpo y vestido con ropas nuevas. Luego, fue sentado en padmāsana, o la posición del loto. Su cuerpo era tan suave y lucía tan natural que parecía que abriría los ojos en cualquier momento. Poco a poco, el sol de invierno comenzó a salir y él comenzó a irradiar un suave brillo dorado bajo sus rayos.

Los devotos comenzaros a cantar un kīrtana tras otro: Śrī Gurvaṣṭakam, Śrī Guru-paramparā, Je ānilo prema-dhana, y los bhajanas favoritos de Śrīla Gurudeva, como Śrī Rūpa Mañjarī Pada, Dekhite dekhite, Cintāmaṇi-maya rādhā-kuṇḍa-taṭa, Śrī Nandanāṣṭakam, Śrī Rādhā-kṛpa-kaṭākṣa Stavarāja, Śrī Dāmodarāṣṭakam, y el mahā-mantra en la melodía ‘australiana’, y muchos otros kīrtanas.

A medida que la noticia sobre la partida de Śrīla Gurudeva de este mundo se esparcía, los devotos de todo Jagannātha Purī, en especial los de las gauḍīya-māṭhas, comenzaron a llegar para tener su darśana por última vez. Con lágrimas en sus ojos, los devotos le ofrecieron ārati mientras cantaban Śrī Guru-caraṇa-padama.

Rápidamente, la noticia sobre la entrada de Śrīla Gurudeva en el nitya-līlā se difundió por todo el planeta, angustiando así a miles de devotos y sumergiéndolos en el profundo dolor de la separación.


Partida divina en el día de la aparición de Oṁ Viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja

El día de la partida de Śrīla Gurudeva de este mundo coincidió con el día de la aparición de su hermano espiritual mayor Nitya-līlā Praviṣṭa Oṁ Viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja. Los devotos del Jayaśrī-Dāmodara Gauḍīya Māṭha habían hecho preparaciones muy elaboradas para la auspiciosa celebración y habían invitado a todos los sārasvata-gauḍīya-vaiṣṇavas para el guru-hari-kathā, kīrtana y honrar Śrī Jagannātha prasāda. No obstante, tal celebración no se llevó a cabo ese día.

El hecho que Śrīla Gurudeva partiera en el mismo día que la auspiciosa aparición de su hermano espiritual mayor indica que estaba esperando este día, aunque a él no se le había informado cuándo sería, así como Bhīṣma Pitāmaha aguardó hasta que el sol transitara hasta el hemisferio norte (uttarāyaṇa) para partir.

De este modo, podemos entender algo sobre la relación íntima entre esos tres pilares del Vedānta Gauḍīya Samiti, los tres discípulos más prominentes de Śrīla Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja: Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja, Śrīla Bhaktivedānta Trivikrama Gosvāmī Mahārāja y Śrīla Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja. Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja manifestó su pasatiempo de desaparición en el día lunar exacto (tithī) en el que Śrīla Bhaktivedānta Trivikrama Gosvāmī Mahārāja partiera de este mundo, y Śrīla Gurudeva manifestó su pasatiempo de desaparición en el mismo que marcó la aparición de Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja.

Concluyendo sus pasatiempos en la morada de la separación
(Śrī-vipralambha-kṣetra)

Śrī Caitanya Mahāprabhu pasó Sus últimos dieciocho años en Śrī Jagannātha Purī en la asociación de Śrī Rāya Rāmānanda y Śrī Svarūpa Dāmodara, absorto en saborear las emociones del vipralambha (modalidad de separación) de Śrīmatī Rādhikā. Śrī Rāya Rāmānanda y Śrī Svarūpa Dāmodara acostumbraban a recitarle a Mahāprabhu poemas selectos de Śrī Caṇḍīdāsa, Śrī Vidyāpati y de otros poetas vaiṣṇavas de acuerdo con Sus humores para nutrir Sus emociones. Así absorto en saborear la modalidad de vipralambha, Śrīman Mahāprabhu finalizó Sus pasatiempos entrando en el cuerpo de Ṭoṭā Gopīnātha. Absorto en saborear humores similares de separación, Śrīla Gurudeva puso fin a sus pasatiempos en la morada de vipralambha, Śrī Jagannātha Purī, Cakra-tīrtha, el mismo lugar donde el Señor Śrī Jagannātha hiciera su aparición.

Debido a que Śrīla Gurudeva manifestó su pasatiempo de desaparición en Cakra-tīrtha, este tīrtha se ha vuelto ahora un mahā-tīrtha, o un gran lugar sagrado, especialmente para sus seguidores. Para Śrīla Gurudeva, el mahā-bhāgavata rasika jana, el nombre cakra (rueda o disco) sirvió como un estímulo constante (uddīpana) para el cakravartī-līlā, es decir, el rāsa-līlā. De esta manera, absorto en el momento de los pasatiempos del rāsa-līlā, Śrīla Gurudeva entró en ese mismo pasatiempo.


 Entrando en el naiśa-līlā (pasatiempos nocturnos)

Nuestro supremamente adorable Śrīla Gurudeva entró en los pasatiempos eternos (nitya-līlā) de Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī a las 3 a.m. El Śrī Govinda-līlāmṛta de Śrīla Kṛṣṇadāsa Kavirāja Gosvāmī y el Śrī Kṛṣṇa-bhāvanāmṛta de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura describen el aṣṭa-kālīya-līlā o los pasatiempos dentro de las ocho divisiones del día. El yāma, lo la parte del día que va desde las 10:48 p.m. hasta las 3:36 a.m. que dura cuatro horas y cuarenta y ocho minutos es conocida como naiśa-līlā. Por lo tanto, las 3 a.m. cae dentro del naiśa-līlā de Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa. Este período es el más largo y más confidencial de los íntimos pasatiempos nikuñja. A continuación, daremos un resumen del naiśa-līlā.
Por la noche, cuando todos los miembros de la familia de Śrī Kṛṣṇa están descansando, Él deja secretamente su palacio en Nandagrāma y se dirige al bosque de Vṛndāvana, el cual es atravesado por una suave brisa que transporta la dulce fragancia de las flores del bosque. Los abejorros, intoxicados por este aroma, se pierden y vuelan erráticamente. Los cisnes y las garzas, atravesados por las flechas de Cupido, deambulan por los lagos, y las aves vuelan en las cuatro direcciones cantando bienaventuradamente: “¡Jaya, jaya!” En este momento oportuno, la querida hija de Śrī Kīrtidā, Śrīmatī Rādhājī, viene secretamente desde la casa de sus suegros en Yāvaṭa para encontrarse con Su amado en el lugar acordado para el encuentro. En el dulce encuentro de Śrī Rādhā y Śrī Kṛṣṇa, Ellos llevan a cabo el rāsa-līlā-vihāra otros pasatiempos, tales como deambular por los bosques y contemplar la asombrosa escena. Ellos también describen la belleza, las cualidades y la dulzura del otro; Se decoran mutuamente con flores del bosque; bailan, cantan y tocan instrumentos musicales; disfrutan de pasatiempos acuáticos; beben bebidas embriagantes y realizan otros līlās similares. Al presenciar estos pasatiempos que asombran a todo el universo, las esposas de los semidioses, las damiselas celestiales, las esposas de los gandharvas y otros quedan completamente encantados. Ellos cantan alabanzas a la Divina Pareja y exclaman: “¡Jaya, jaya!”, mientras dejan caer una lluvia de flores desde el cielo y tocan los tambores dundubhi y otros instrumentos musicales. Cansado del jovial juego del rāsa-līlā, Śrī Kṛṣṇa y las gopīs toman un descanso. Las mañjarīs traen variedades de frutas y bebidas para ellos. Las sakhīs beben bebidas embriagantes y se ocupan en pasatiempos aun más confidenciales para incrementar la bienaventuranza de Śrī Kṛṣṇa, después de lo cual ellas asisten a Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa en sus juegos acuáticos en el Yamunā. Más tarde, las mañjarīs traen a la Divina Pareja hasta la orilla y Los decoran. Luego, la Divina Pareja descansa en el bosque. Algunas de las prāṇa-sakhīs muy íntimas toman los pies de Rādhā y Kṛṣṇa, los cuales son supremamente encantadores y más delicados que pétalos de loto frescos, en sus regazos y los masajean con profundo amor, mientras que algunas otras mañjarīs Los abanican y traen tāmbūla (una hoja de betel plegada que contiene ingredientes aromáticos deliciosos). Relajados por estos servicios de las doncellas y aliviados de Su fatiga, Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa, duermen tranquilamente. Ni siquiera las priya-narma-sakhīs de Śrīmatī Rādhājī tienen acceso a estos servicios íntimos. Mientras Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī descansan, Sus queridas mañjarīs Les ofrecen varios artículos de adoración, tales como pādya (lágrimas de amor que lavan Sus pies), incienso (su aliento fragante), lámparas (sus uñas refulgentes como la luna), flores (sus miradas amorosas íntimas plenas de mamatā o el amor impregnado con el sentimiento de que “eres mío”) y ārati (sus aires vitales saturados con prema que ha alcanzado el estado de mahābhāva), todo mezclado con el alcanfor de sus sonrisas. Por la orden de su guru-rūpa-sakhī (su Gurudeva en la forma de una sakhī), Śrīla Gurudeva se presentó para el servicio de Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī en ese momento auspicioso. Bajo la guía de Śrī Vinoda Mañjarī (Śrī Śrīmad Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja), Śrī Nayana-maṇi Mañjarī (Śrī Śrīmad Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura Prabhupāda) y Śrī Rūpa y Śrī Rati Mañjarīs, y subordinado a Śrī Lalitā-devī, nuestro Śrīla Gurudeva, en su forma eterna como Śrī Ramaṇa Mañjarī, entró en el naiśa-līlā de Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī. Situado allí, está absorto en servirlos en éxtasis profundo a lo largo de los ocho yāmas del día.

Śrīla Gurudeva se unió al Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha en Śrī Navadvīpa-dhāma el 26 de diciembre de 1946. Cuando arribó a la estación del tren, todo estaba completamente oscuro. Su lengua natal era el hindi, y no hablaba bengalí. Nunca le había informado a Parama Gurudeva que estaba llegando este día para tomar refugio en él. Śrīla Gurudeva estaba pensando: “¿Qué hago ahora? Nunca había estado en Navadvīpa-dhāma, y no hablo su lengua. ¿A quién le pregunto? Tal vez deba pasar la noche en esta oscura estación. Mañana por la mañana, averiguaré cómo llegar al Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha para encontrarme con mi amado Gurudeva”. Śrīla Gurudeva se comunicaba con Parama Gurudeva en inglés. Mi Guru Mahārāja, Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja, cuyo nombre de brahmacārī era entonces Sajjana-sevaka Brahmacārī, acostumbraba a tomar el dictado de Parama Gurudeva y a enviarle las cartas a Śrīla Gurudeva.

Mientras Śrīla Gurudeva pensaba: “¿Qué voy a hacer ahora en esta oscura noche en esta estación…?”, alguien con una lámpara lo llamaba: “¡Oh, Tivarijī, Tivarijī! ¿Se encuentra aquí…?” El apellido de Śrīla Gurudeva en su pūrva-āśrama era Tivari. Gurudeva pensó: “¿Quién me está llamando?” Cuando el hombre con la linterna se le acercó, Gurudeva respondió: “Sí, yo soy Tivarijī. ¿Quién es usted? ¿Tiene identificación? ¿Por qué me está llamando en el medio de la noche? ¿Cómo me conoce?” El hombre de la lámpara (mi amado Guru Mahārāja cuando era un brahmacārī) respondió: “Mi nombre es Sajjana-sevaka Brahmacārī. Yo me comunicaba por carta con usted por la orden de Paramārādhya Gurudeva, Śrīla Bhakti-Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja. Él me ha enviado aquí para llevarlo con él al Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha”. Gurudeva le dijo: “Yo nunca le escribí que llegaría esta misma noche. ¿Cómo lo supo? Entonces, mi Guru Mahārāja le respondió: “El guru fidedigno es omnisciente como Kṛṣṇa”. Se dieron un fuerte abrazo y vinieron juntos al Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha.

Cuando Śrīla Gurudeva partió de este mundo era el día de la aparición de mi Guru Mahārāja, Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja. El siddhānta detrás de este episodio es que cuando Gurudeva se unió al Māṭha, mi Guru Mahārāja, Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja, lo trajo al Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha, y ahora mi mismo Guru Mahārāja (Rāga Mañjarī) en el día de su aparición está llevándose a Śrīla Gurudeva: “Oh, Ramaṇa Mañjarī, Vinoda Mañjarī (Parama Gurudeva) está llamándote para el servicio de Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī”.

Śrīla Gurudeva vino a este planeta por la orden de Śrīman Mahāprabhu y Śrīmatī Rādhikā para dar vraja-bhakti tal como fuese enseñado por Śrīman Mahāprabhu y darnos la calificación necesaria para entrar en estos pasatiempos. Él nunca quiso dar algo más o menos que esto. Él fue un verdadero bhuridā, el donante más magnánimo, y mahā-mahā-vadānyāya, magnánimo en un grado superlativo. Por esto, somos ilimitadamente afortunados por haber venido a sus pies de loto.

De acuerdo con el calendario vaiṣṇava, los nombres de los meses como Keśava, Nārāyaṇa, Mādhava son nombres de expansiones viṣṇu-tattva. Similarmente, nuestros mantras para aplicar tilaka, se encuentran en la misma secuencia. Cuando uno se une al Māṭha como un brahmacārī, será identificado por el nombre que le da su Gurudeva. Para los māṭhavāsīs, no se permite la identificación por nacimiento biológico. Śrīla Gurudeva dijo esto tantas veces, especialmente en la ocasión en la que dio una serie de clases sobre el Rāmāyaṇa que empezaron en Rāma-navamī. Cuando Lava y Kuśa, los hijos del Señor Rāma, vivían en el āśrama de Vālmīki, ellos no conocían la identidad de su padre ni su madre. Su madre, Sītā-devī, era conocida en el āśrama como Vana-devī. Entonces, Vālmīki Ṛṣi envío a Lava y Kuśa a cantar el Rāmāyaṇa para la ocasión del aśvamedha-yajña del Señor Rāma.

Por orden de este, Lakṣmaṇa inquirió sobre la identidad de los padres de los niños. Ellos respondieron: “Solo tenemos una identidad, que estamos viviendo en el āśrama de nuestro Gurudeva, Śrī Vālmīki Ṛṣi. Śrīla Gurudeva nació en este mundo en el mes de Mādhava de acuerdo con el calendario vaiṣṇava, y en su niñez, le fue dado el nombre Śrīman Nārāyaṇa. Cuando él vino a Parama Gurudeva, su nombre cambió por Śrī Gaura-Nārāyaṇa. Después de aceptar la orden de renuncia, este ‘Nārāyaṇa’ no cambió. Él se volvió discípulo de Śrīla Bhakti-Prajñāna Keśava y fue servido por Śrīpāda Mādhava Mahārāja, y entró en nitya-līlā en el mes de Nārāyaṇa.


VIAJE DE ŚRĪ PURĪ DHĀMA A ŚRĪ NAVADVĪPA DHĀMA

Para alcanzar la compañía eterna de su muy adorable Gurupāda-padma y la de sus dos hermanos espirituales mayores, sentado en la posición de loto (padmāsana) en un auto adornado con flores, Śrīla Gurudeva inició su viaje desde Śrī Jagannātha Purī a Śrī Navadvīpa. El vehículo decorado partió a las ocho de la mañana del auspicioso Kṛṣṇa-navamī y fue seguido por otros seis vehículos llenos de devotos.

En primer lugar, Śrīla Gurudeva fue al samādhi de Śrīla Haridāsa Ṭhākura en Svargadvāra. Un devoto trajo agua del océano donde Śrīman Mahāprabhu bañó el cuerpo trascendental de Śrīla Haridāsa Ṭhākura cuando este desapareció de este mundo, y con esta agua fue salpicado el cuerpo trascendental de Śrīla Gurudeva. Desde allí, el parikramā prosiguió hasta Caṭakaparvata, Śrī Ṭoṭā Gopīnātha, Yameśvara Ṭoṭā, Śrī Siddha-bakula y Śrī Gambhīra. Después realizar el parikramā de los jardines de Śrī Jagannātha-vallabha y el lugar de nacimiento de Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura Prabhupāda, el coche arribó finalmente a la siṁhadvāra (la puerta del león) del templo de Jagannātha, donde los devotos se habían reunido después de haber colectado algunas prasādī-mālā, pasta de sándalo, telas y mahā-prasāda de Śrī Jagannātha-deva, así como también otros ítems para ser ofrecidos a Śrīla Gurudeva. Śrīman Mahāprabhu le había ofrecido los mismos ítems a Śrīla Haridāsa Ṭhākura en el momento de su samādhi. De este modo, después de despedirse de Śrīman Mahāprabhu y Sus asociados en Śrī Jagannātha Purī, Śrīla Gurudeva inició su viaje a Śrī Navadvīpa Dhāma.

A medida que el auto pasaba por Bhuvaneśvara, Jajapura y otros lugares, muchos de los discípulos y seguidores de Śrīla Gurudeva, vinieron para recibir su darśana. Con intensa emoción y sus ojos llenos de lágrimas, ofrecieron puṣpāñjali a sus pies de loto. Al llegar a Baleśvara, algunos devotos le ofrecieron la guirnalda y el khīr prasādī de Śrī Kṣīracorā Gopīnātha. El viaje de Śrī Jagannātha Purī a Śrī Navadvīpa tardó catorce horas.

El auto que transportaba el cuerpo trascendental de Śrīla Gurudeva llegó al Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha en Śrī Navadvīpa Dhāma alrededor de las 10:30 p.m. A medida que el vehículo se aproximaba a la puerta del Māṭha, los más de mil devotos que se habían reunido allí rodearon el auto, y llorando amargamente cantaban: “¡Jaya Śrīla Gurudeva!” No hay palabras para describir el dolor de su separación. Śrīla Gurudeva fue traído a la sala del templo y sentado sobre la vyāsāsana en posición de loto. Los devotos, le ofrecieron ārati mientras cantaban Śrī Guru-caraṇa-padma.

Los devotos de la India y del extranjero viajan a Śrī Navadvīpa

La especialidad de Śrīla Gurudeva, era el amor trascendental puro que derramó sobre todos. Tal amor, el cual no tiene comparación en este mundo, era una experiencia tangible de una relación amorosa desinteresada y verdaderamente espiritual. Por lo tanto, cuando los devotos de todas las partes del mundo se enteraron que él había entrado en el nitya-līlā, sus corazones y mentes corrieron hacia él. Todos quienes pudieron, dejaron de inmediato todo lo que estaban haciendo e hicieron los arreglos para ir a Śrī Navadvīpa para recibir el darśana final. Algunos devotos llegaron antes que Śrīla Gurudeva, y otros durante la noche.

Durante la noche del auspicioso Kṛṣṇa-navamī, el cuerpo trascendental de Śrīla Gurudeva fue puesto sobre una plataforma elevada en la sala del templo. A medida que los devotos iban llegando, después de haber viajado por aire, tierra o de cualquier manera posible, inmediatamente podían tener su darśana. Uno por uno, sin restricción, se postraban a los pies de loto de Śrīla Gurudeva, ofreciendo su śraddhā-puṣpāñjali. Muchos permanecieron sentados en el templo durante toda la noche por este último darśana, cantando kīrtanas y bhajanas relacionados con los humores de la separación.


NAGARA–SANKĪRTANA

Al día siguiente, 30 de diciembre, a las 8 a.m., Śrīla Gurudeva fue sentado sobre un palanquín decorado con flores. Acompañado por miles de devotos cantando saṅkīrtana, él prosiguió hasta el Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha. Una escena sin precedentes se vio cuando los habitantes que residían a lo largo del trayecto de la procesión salieron de sus hogares para ofrecerle praṇāma, incluso desde cierta distancia. Algunos ofrecieron ārati y otros exclamaban: “¡Jaya Śrīla Gurudeva, jaya Śrīla Gurudeva!”

Los hermanos espirituales de Śrīla Gurudeva y los devotos del Śrī Devānanda Gauḍīya Māṭha le ofrecieron ārati. Las lágrimas llenaron los ojos de casi todos a la vista de Śrīla Gurudeva presentándose delante de su propio Gurudeva. Después de tomar darśana de su Gurupāda-padma y ofrecerle praṇāma, Śrīla Gurudeva procedió hasta los escalones del Pañca-veṇī, también conocido como Manipurī-ghaṭa, para tener el darśana del hermoso Gaṅgājī y ofrecerle praṇāma, tal como acostumbraba hacer durante su presencia manifiesta en la ocasión del Śrī Navadvīpa-dhāma Parikramā. El grupo de saṅkīrtana que acompañaba a Śrīla Gurudeva era tan grande que todos quienes lo vieron pensaron que estaban presenciando el Śrī Navadvīpa-dhāma Parikramā.

SAMĀDHI

Śrīla Gurudeva regresó al Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha alrededor de las 11 a.m., donde los devotos llevaron a cabo con gran reverencia el abhiśeka de su forma trascendental con pañcāmṛta, agua del Gaṅgā, agua de rosas, aguru, aceites fragantes y otras substancias. Se le aplicó tilaka muy meticulosamente sobre las doce partes de sus miembros resplandecientes y fue vestido con ropas nuevas. El samādhi-mantra fue escrito sobre su pecho por su sevaka personal, Śrīpāda Mādhava Mahārāja, y Śrīpāda Tīrtha Mahārāja hizo marcas esvásticas con pasta de sándalo sobre su pecho.

Para la ocasión, los devotos que habían llegado desde distintos lugares tuvieron la fortuna de ayudar con la gran ofrenda de bhoga, el ārati y otras ceremonias.

Śrīla Gurudeva entró en samādhi en Koladvīpa, al lado de su bhajana-kuṭīra dentro del Śrī Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha. Sus seguidores y discípulos que habían llegado desde distintos lugares dentro la India y del extranjero, así como también los sannyāsīs, brahmacārīs y residentes de Śrī Dhāma Navadvīpa, Śrī Māyāpura y Godruma fueron testigos de todas las ceremonias pertinentes al samādhi, las cuales fueron llevadas a cabo de acuerdo con las descripciones de Śrīla Kṛṣṇadāsa Kavirāja Gosvāmī de cómo Śrīman Mahāprabhu puso a Śrīla Haridāsa Ṭhākura en samādhi. Śrīla Gurudeva fue puesto en samādhi adornado con los remanentes del Señor Jagannātha, tela prasādī, mahā-prasāda, dātuna (ramita que se usa como cepillo de dientes), guirnaldas y pasta de sándalo. Además, los devotos le ofrecieron prasāda de Śrī Kṣīracorā Gopīnātha junto tela prasādī y otros ítems de Śrī Govindadevajī de Jaipura.

Con fe sincera, los devotos observaron y participaron directamente en la ceremonia de samādhi. Desde el área que rodeaba al sitio del samādhi, de los balcones, tejados y de todas las direcciones ofrecieron una lluvia de pétalos de flores. Sobrecogidos por el humor de una profunda separación, cantaban Je ānilo prema-dhana y otros kīrtanas por el estilo. Gradualmente, como miles de devotos pudieron presenciar, el samādhi se cubrió con el polvo de ese muy sagrado lugar (dhāma-rāja), y Vṛndā-devī (Tulasī) fue puesta encima.

Como una expresión de su amor por Śrīla Gurudeva, los devotos cubrieron con flores el pequeño montículo del samādhi y ofrecieron lámparas de ghī y de aceite junto con una abundante cantidad de inciensos fragantes. Ellos cantaban kīrtanas y circunvalaron a Śrīla Gurudeva. Luego, leyeron el relato del Śrī Caitanya-caritāmṛta sobre la partida de Nāmācārya Śrīla Haridāsa Ṭhākura y se sentaron cerca en silencio o cantando muy suavemente, mientras los recuerdos de Śrīla Gurudeva inundaban sus mentes. Después de la ceremonia, los devotos honraron respetuosamente el mahā-prasādam de Śrīla Gurudeva.

En el día siguiente, una estructura temporaria fue levantada en el sitio del samādhi que haría las veces de un templo. En la actualidad, todas las ofrendas de bhoga, ārati, pūjā y arcana, etc., para Śrīla Gurudeva son realizadas en este samādhi temporario.

De este modo, Śrīla Gurudeva terminó su último viaje, el cual se había iniciado en Govardhana (Śrī Vraja-maṇḍala), pasando por Purī Dhāma, en Śrī Kṣetra-maṇḍala, para culminar finalmente con su arribo a Śrī Navadvīpa, en Śrī Gauḍa-maṇḍala. Śrīla Gurudeva, el vaiṣṇava-sārvabhauma, el vaiṣṇava más elevado de Śrī Vraja-maṇḍala, Śrī Kṣetra-maṇḍala y Śrī Gauḍa-maṇḍala, aceptó samādhi para toda la eternidad en Śrī Navadvīpa Dhāma, el cual no es diferente de Vraja. Su samādhi y su bhajana-kuṭīra en el Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha están ubicados en el rāsa-sthalī, situado en el límite de la colina Śrī Kuliyā, la cual no es diferente de Śrī Girirāja Govardhana.

El significado de samādhi

Hace muchos años, Śrīla Gurudeva mismo explicó el significado de samādhi de la siguiente manera: “Sama significa ‘igual’ y dhi ‘inteligencia’. Cuando un devoto puro parte de este mundo y alcanza un svarūpa como el de los asociados de Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa, desarrolla inteligencia, belleza, cualidades, etc., como las de ellos. La Deidad adorable de nuestro paramparā es Śrīmatī Rādhārāṇī. Cuando nuestros ācāryas entran en samādhi, ellos alcanzan sama-dhi, lo que significa que su inteligencia se vuelve similar a la de Śrī Rūpa Mañjarī y a la de otras asociadas íntimas de Śrīmatī Rādhārāṇī, bajo cuya guía ellos ejecutan servicio directo a la Divina Pareja”.

¿Quién sentirá la separación?

En una clase sobre el Vilāpa-kusumāñjali dada en 1991, Śrīla Gurudeva le preguntó a la audiencia:
 “¿Quién sentirá la separación? Solo aquellos devotos que sienten gran gratitud por su gurudeva, quienes están enormemente endeudados con él y lo han servido en la intimidad sentirán la separación. La modalidad “soy tan caído y mi Gurudeva es tan grande” no entrará en los pensamientos de tales devotos. Ellos no tendrán ese sentimiento de respeto y veneración por él porque de ser así, no podrán llorar por él La separación de Gurudeva se experimenta en diferentes niveles. Cuando consideramos su misericordia, grandeza y magnanimidad, una modalidad particular surge dentro nuestro. Pero cuando recordamos cuán cercano y querido era y sus tratos amorosos para con nosotros, podremos llorar mucho por él. Madre Yaśodā llora por Kṛṣṇa más que Nanda Bābā, pero las gopīs lloran aún más porque su relación con Kṛṣṇa es más íntima. Nosotros deberíamos tener una relación íntima con Śrī Kṛṣṇa, Śrīmatī Rādhārāṇī, Śrī Rūpa Mañjarī, nuestro propio Śrīla Gurudeva y todo nuestro guru-varga (superiores). Únicamente así podremos llorar por su misericordia. Si no hemos desarrollado una relación íntima con nuestro Śrīla Gurudeva, ¿cómo podremos entender nuestra relación con Śrī Kṛṣṇa, Śrīmatī Rādhārāṇī, Śrī Rūpa Mañjarī y otros? Nuestro progreso en el bhajana depende de nuestra cercanía interna con Śrīla Gurudeva y los servicios íntimos que realizamos para él. Si somos capaces de llorar por nuestro Śrīla Gurudeva, solo entonces podremos llorar por Śrīmatī Rādhārāṇī. Por el contrario, si no podemos llorar por nuestro Gurudeva, ¿cómo nos será posible llorar por Śrīmatī Rādhārāṇī? Por esta razón, nuestro llanto por Gurudeva deber ser sincero”.


El secreto detrás de tomar samādhi en Navadvīpa

Śrīla Gurudeva entró en samādhi en gupta (oculta) Govardhana —el patio del Śrī Śrī Keśavajī Gauḍīya Māṭha, situado en Koladvīpa, la cual no es diferente de Govardhana en Vraja. Así como Navadvīpa es supremamente magnánimo, compasivo y misericordioso, y no considera las ofensas, Śrīla Gurudeva perdona todas las faltas y es también supremamente magnánimo y misericordioso. Śrīla Gurudeva aceptó samādhi en Śrī Navadvīpa Dhāma para establecer el principio que sin la misericordia de Śrī Navadvīpa Dhāma (en otras palabras, sin la misericordia de Śrī Caitanya Mahāprabhu), no es posible lograr la misericordia de Śrī Vṛndāvana Dhāma ni el servicio a Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa.

Además, era su deseo estar cerca de su supremamente adorable Śrīla Gurudeva, Śrīla Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja, y de sus muy queridos hermanos espirituales, Śrīla Bhaktivedānta Vāmana Gosvāmī Mahārāja y Śrīla Bhaktivedānta Trivikrama Gosvāmī Mahārāja. Por esta razón, su samādhi está ubicado a mitad de camino entre los de estos.

Agradecimientos

Queremos expresar nuestra sincera gratitud hacia cualquier devoto que haya realizado alguna vez cualquier servicio para Śrīla Gurudeva, Oṁ Viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja. Por su misericordia, estas almas afortunadas están destinadas a recibir la gracia supremamente auspiciosa de Śrī Caitanya Mahāprabhu y Śrī Śrī Rādhā-Kṛṣṇa.

  



 Traducción al español: Amrtananda das
Publicado con la autorización expresa de Sripad Bhaktivedanta Madhava Maharaja
Edición para Radharanikijay.tk: Hari-rasa das






[1] Extraído del artículo titulado Oṁ Viṣṇupāda Aṣṭottara-śata Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosvāmī Mahārāja entró en el naiśa-līlā de Śrī Śrī Rādhā-Ramaṇa-Vihārījī, basado originalmente en un informe de Śrīpāda Bhaktivedānta Siddhanti Mahārāja y Śrīman Sañjaya dāsa Brahmacārī publicado en Los Rayos del Armonista, número 24/Kārtika 2011 —Entering Nitya-līlā (CC-BY-SA Rays of The Harmonist Team)— e impreso en hindi en el número del Vyāsa-pūjā de la Śrī Śrī Bhāgavat Patrikā, números 11 y 12.
[2] Nota del traductor: antardhāna-līlā significa ‘pasatiempo de desaparición.’

ARTÍCULOS

.

Contáctenos!:

Contáctenos!: